El corazón de Ulises. Una odisea Moderna.

Autor: Javier Reverte

 Título: El corazón de Ulises

 Lugar de edición: Madrid

 Año de edición: 1999

 Editorial: Grupo Santillana Ediciones, S.A.

 

La obra es un periplo literario bajo la luz de los clásicos griegos, una especie de guía personal por las costas, islas y principales ciudades de Grecia, Turquía y Egipto.  El autor es, a la vez, el protagonista de la obra y, acompañado por los grandes textos clásicos sobre mitología antigua, va visitando los distintos lugares donde se sitúa la acción o el origen de los protagonistas de las leyendas a las que acude.

Entre estos grandes textos literarios debemos destacar, por su recurrencia en la obra, a los dos grandes poemas homéricos: La Ilíada  y La Odisea. Asiduamente el escenario geográfico donde el autor se encuentra rememora los recuerdos de la historia helénica: sus héroes, sus palabras, sus hechos, leyendas… Javier Reverte muestra su opinión acerca de estas obras y nos resume su argumento. Atribuye a Homero y a sus poemas el nacimiento de la literatura tal y como la conocemos.

Todos los personajes y mitos introducidos aparecen al tiempo que el autor visita las principales zonas donde se desarrollaron, y lo hacen de una forma tan cercana y directa que parece que el autor está viviendo en realidad todo lo que narra, inundando a la geografía que visita de vida propia. El contraste entre el pasado y el presente alumbra la imaginación del personaje, que proyecta distintos pasajes previamente leídos por el autor, pero de una manera tan vivaz y con un discurso tan claro y conciso que parece que nos transporta a esa época clásica y que nosotros mismos nos encontramos vagando sin rumbo al lado de Ulises, tramando enredos cual Dios griego o visitando las propias puertas del infierno junto a Orfeo.

Ese contraste entre pasado y presente deja un cierto sabor agridulce en lugares como Atenas, Rodas o Estambul. Donde el esplendor del pasado perdura aún en sus ruinas, pero que en la actualidad muestran lugares caóticos, arroyados por el turismo.

Sin embargo, la mayoría de los lugares visitados durante el viaje, Ítaca, Thessaloniki, Creta..reciben críticas favorables por el autor, ya que pese a ser lugares de gran afluencia turística, continúan teniendo algo único, inefable que evoca la época de esplendor que una vez vivieron. Pese a que puede parecer difícil dar con lo inédito al visitar zonas preparadas para el turismo, es decir, para ofrecer tópicos encantos a los turistas; el autor logra encontrar un dato anecdótico, algo que nos hace recordar la historia y nos anima a seguir leyendo, bien gracias a un dato geográfico de la zona en cuestión o un detalle histórico nuevo.

El autor-protagonista muestra en su libro lo que siente, la gente con la que se encuentra, lo que le ocurre… no es una simple guía turística de la zona, si no que se convierte en una transcripción escrita de lo que un amigo o familiar nos podría contar sobre un viaje realizado, eso sí, con una gran tarea de documentación previa. La gran variedad de gentes con la que coincide y que, de groso modo, varían y conforman la opinión personal del personaje sobre el lugar en el que se encuentra, son un elemento a destacar en el conjunto de la obra y que sirven  para conocer los pueblos que visita. Gracias a ellos, por ejemplo, el autor nos muestra la problemática relación entre la sociedad griega y turca, con testimonios de una y otra parte; o el ambiente afrancesado y feminista que se respira en su última parada, Alejandría.

El autor se declara desde el principio un gran amante de la cultura e historia griega y por ello valedor de un equipaje informativo bastante amplio, que nos muestra a lo largo de toda la obra.  Son constantes las interrupciones en la historia de su viaje para narrarnos los grandes mitos y leyendas griegas, anécdotas de su historia o detalles que pueden llamar la atención del lector.

Un detalle interesante es la visión del autor acerca de las divinidades griegas. En la cultura popular se nos presentan como inmortales que ayudaban o se entremetían en los asuntos de los griegos. Sin embargo el autor reflexiona sobre ellos en distintas ocasiones y nos los presenta como seres sin corazón, insensatos, injuriosos, injustos, caprichosos, incapaces de controlar su poder y que disfrutaban con el sufrimiento de sus fieles. Sin embargo, al mismo tiempo, el autor expone que los humanos les debemos a estos malignos dioses artes como el teatro y la poesía, o ciencias como la filosofía. Las primeras representaciones teatrales eran en honor al padre de todos los dioses, Zeus, y poco a poco fueron evolucionando a obras dramáticas que representaban los mitos heroicos de las obras homéricas. Por otro lado, los hombres griegos debieron construir una moral propia al margen de la divinidad. No esperaban un lugar en el Edén como premio a su buen comportamiento, no tenían que responder ante un dios por los pecados, los griegos tenían las manos libres para poner cualquier cosa en cuestión e inventarlo todo y su forma de evasión de la realidad era a través de la filosofía y de la poesía.

Otro detalle a resaltar de la obra es la idea de dejarse ir en un viaje. Tal y como indica el autor, es necesario saber a dónde nos dirigimos, qué queremos ver y más o menos cuándo, pero siempre dejar cierto margen a lo inesperado, ya que esas visitas no planeadas, toda la gente con la que nos encontremos configuraran nuestro viaje y lo hará único e irrepetible.

“En Grecia, uno siente el deseo de bañarse en el cielo, librarse de la ropa, correr y, de un salto, sumergirse en el azul. Uno desea flotar en el aire como un ángel

Henry Miller

 

 

Javier Millos Castro

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s