Una maleta llena de ironía

        Título: “Aventuras de una peseta”

        Autor:   Julio Camba

        Lugar de edición: Barcelona

        Editorial: Alhenamedia

 

Hablar de Julio Camba (VIlanova de Arousa 1884-1962), es hablar de ironía. Su estilo inimitable, lo hace un autor que  dota de vida a todo lo que escribe.  En este caso concreto, Camba nos manifiesta su parte  más periodística reuniendo en este libro, crónicas acerca de sus viajes y corresponsalías por diferentes países. Este carácter tan “suyo” se imprime en todas su obra, dotándola de una visión especial, muy menuda, de aquellas cosas que no aparecen en  cualquier guía de viajes.  Este autor nos ofrece  otra  forma  totalmente diferente, de  percibir un país.

Comprendiendo a Julio Camba, explicar su obra es una actividad que no  reviste mayor dificultad. Para ello vamos a servirnos de los siguientes términos:

 La maleta: Es un símil de sus innumerables viajes, obligados o emparejado por otra parte a su profesión de periodista, bien sea de corresponsal, o por “vagabundear” por el mundo, dejando su peculiar visión del mismo. Es un hombre que ha viajado constantemente, y con él  nosotros, a través  de  sus crónicas como  ocurre con el libro que aquí nos ocupa.

 La pluma: Reviste su oficio, inservible para los cínicos como diría Kapuccinski. Después de ser deportado a España tras ir de polizón a Argentina se metió en el mundo  del   periodismo  en el Diario de   Pontevedra y  posteriormente  escribió para El Pais,  España Nueva o El Imparcial. Informó en Constantinopla en 1905, en  París para el Mundo, además de estar en  Londres y Múnich. Después trabajo para el ABC y se instaló en Berlín.  Posteriormente fue a EE.UU para finalizar realizando un tour por Europa.

Las lentes: Es sin duda su rasgo más llamativo en este libro, y en su forma de  escribir.  La percepción del mundo que le rodea, no es de un simple informador, sino que va mucho más allá de aquella “gazza” se lleva las cosas más brillantes que llaman su atención, para compartirlas con los  demás. Sin duda la mirada de esta “gazza” no se va a lo más brillante, sino que esta puesta en aquellas  cosas pequeñas, de las que nadie habla pero que todo el mundo comparte.  Para muestra, nuestra  protagonista, la peseta, nos deja una visión  que ninguna guía  de viajes podría  lograr.

En este libro Julio Camba nos presenta su periplo por cuatro países,  que desmenuza muy agudamente a través de sus comentarios.

Comienza por Alemania,  cuyo mejor adjetivo de definición es: imperialista. Camba realiza sus más suspicaces comentarios, sobre su monumentalidad y el increíble aleccionamiento de la gente.  No debemos olvidar el contexto en el que se encuentra nuestro “Willy fog” ya que Alemania acaba de perder la guerra. Lo que llama la atención precisamente de esta sociedad, es que entre el antes y el después no hay diferencia alguna, es como si la guerra no hubiera existido. Salvo por su moneda, la peseta en ese momento daba  aires de grandiosidad a cualquiera que  la  tuviese en  posesión, frente al debilitado marco alemán.

  El periplo continúa por la   alcohólica Inglaterra, un lugar donde cualquier visitante destacaría el London bridge  Picadilly Circus o los  grandes almacenes de Harrods, pero  nada más lejos de la verdadera realidad inglesa.   Tras las lentes “cambianas” se deja entrever una enorme obsesión con la vida sana y el deporte, considerando la pesca o el criquet más importantes que la educación elemental.  Los ingleses según Camba: “y es que, como las figuras de cera no tienen expresión ni movimiento sino únicamente modelado, la impresión de realidad  que producen en Londres es casi perfecta”.  Segçun Camba, el inglés  pasa el tiempo bebiendo y bebiendo y despreciando al extranjero que no lo hace. La verdad es que es una concepción muy diferente  de la que nos hace tener su imperdonable “hora del té”.

Pero todo este  viaje  no se podía concebir como tal, sin llegar a la bella Italia,    un maravilloso “totum revolutum” que  sin duda, marcó el corazón viajero de este intrépido cronista. Empezando por Milán y su democracia y política callejera (entiéndase: actividades practicadas en las calles como quien realiza otro tipo de trueque) siguiendo por  una Roma que  lo dejó totalmente embelesado y embriagado en arte, esculturas y pinturas.  Pero sin duda el descubrimiento fue Nápoles, el perfecto “antónimo” de Londres, donde la vida se hacía al completo en las calles. No se resalta la Nápoles de la cultura ni de la mafia, sino la Nápoles hogareña  que no se preocupa de vivir para trabajar ni de trabajar  para vivir sino simplemente de vivir.  A Florencia sin embargo, la presenta como   una ciudad impasible en medio  del colorido y del caos italiano. Es  una ciudad que  tiente todo lo que necesita y necesita todo lo que tiene, (este tipo de entuertos literarios son muy propios en la escritura de de Julio Camba, que tiene una forma de escribir que no solo le otorga una distinción  especial, sino que lo acerca a una descripción literario y sarcástica llena de recovecos, anómala en la redacción  periodística).

En su última estación llega  a Portugal, bueno, bonito y barato, ciudad donde sí que se nota el poder de la pequeña peseta.  Aquí y  según Camba, se maneja una realidad aumentada, donde los toros se tratan de diferente forma, más respetuosa y donde nos acabamos  dando cuenta de que los españoles somos un poco portuguesados.

En conclusión a este libro, solo tengo que decir que el estilo de Camba es muy ameno, es inimitable, con su humor te hace darte cuanta de los detallas más insignificantes, y    sórdidos que afectan a un  país, pero  a la vez  es el mejor testigo de la evolución de este. Como prueba de ello, está  el cómo la insignificancia de una moneda, ha dado lugar a todo un periplo por los modos de vivir y la concepción de algunos de los países más visitados por todos nosotros. Estas crónicas dejan a la vista que  el hecho de informar, no está para nada reñido con la forma de hacerlo.

Lucía Álvarez Gromaz

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s