El poder de las palabras, las palabras del poder

 

Título: La seducción de las palabras

Autor:  Álex Grijelmo

Lugar e ano de edición: Madrid, 2007

Editorial: Santillana Ediciones Generales

 

 

“Asistimos hoy a tal profanación de la palabra, que parece justificada la frase atribuida a Talleyrand: el lenguaje le ha sido dado al hombre para que pueda ocultar el pensamiento”, Ángel Rosenblat.

Manipulaciones políticas. Refugios semánticos. Conceptos mito que “ocupan el lugar de las acciones más avergonzantes”. Ideas suplantadas para que lleguen más suavemente a nuestros adiestrados oídos, a los que les gusta recibir las malas noticias, pero descafeinadas. Y elijo “descafeinadas” porque ilustra perfectamente el buen recibimiento a las tergiversaciones lingüísticas de los poderosos.  Palabras grandes: nación, paz, libertad, igualdad, esperanza.  Parece que se nos llena la boca pronunciándolas y qué poco valor contienen. Libertad sí, pero qué libertad.  Paz sí, pero qué paz. Trágicos episodios de la historia marcados por promesas vacías. Metáforas mentirosas, que nos conducen a tachar los conceptos reales y a activar los falsos. Contradicciones eficaces que sirven para maquillar tragedias.  Vocabulario ajeno que trasladamos a nuestra lengua para alimentar nuestro inexplicable complejo de inferioridad. Y la última pieza, aquella que nos sirve para encajar toda esta verborrea aparentemente inconexa: la seducción de las palabras.

Paro aquí de escribir. Pienso detenidamente en las palabras seductoras de las que habla Álex Grijelmo en su ensayo y me pregunto si a alguien de mi alrededor se le ocurriría alguna de ellas. Libertad, reajuste, crecimiento cero. En absoluto. Más bien: riquiño, AMAR (en mayúsculas), viscosidad, cucada, chocolate, maldición. Todas ellas seductoras de forma explícita. Así que pienso hasta qué punto seríamos capaces de analizar las palabras que llegan a nuestros oídos a través de la prensa (contagiada a su vez por la clase política), y que manipulan nuestro pensamiento. Decido que nunca obtendré respuesta, así que a partir de ahora, como periodista, y como responsable indirecta de la creación del lenguaje cotidiano, lo que escriba será, cuanto menos, responsable, directo, inteligible, honesto.  O eso espero.

“Estoy enamorado de mi profesión, y el periodismo tiene como materia prima las palabras”, Álex Grijelmo.

Andrea Valencia Bermúdez

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s