Periodismo y literatura: una relación íntima

Autor: Rebollo Sánchez, Félix

Título: Literatura y Periodismo en el Siglo XXI

Lugar de edición: Madrid

Año de edición: 2011

Editorial: Fragua

En este libro, Félix Rebollo Sánchez, hace un repaso por la historia del periodismo desde su nacimiento hasta el día de hoy y su estrecha relación con la literatura. Toca todos los puntos de conexión entre estas dos artes que avanzan paralelamente para darnos al final de cada punto, su opinión sobre la situación que viven tanto la literatura como el periodismo, centrándose sobre todo, desde finales de la Guerra Civil Española hasta nuestros días.

La historia nos muestra que la unión entre periodismo y literatura está presente incluso antes de que el periodismo apareciese como tal. Los juglares y los mendigos  ya transmitían las noticias decoradas con un estilo literario en forma de relato. Nace el periodismo  literario, los pliegos sueltos, el embrión de la prensa formado por noticias breves acompañadas siempre de relatos.

Con el nacimiento del periódico y su publicación diaria los escritores ven en él una oportunidad para transmitir sus ideas e influir en la sociedad en la que viven. Los periódicos nacen en el s.XVIII (el primer periódico fue el Daily Courant 1709) y se basan en la literatura, en los estudios científicos y filosóficos; tiene una función como creadora de poesía, literatura y crítica más que informativa. En el siglo XIX la prensa se convierte en principal propagadora de la literatura. En esta época aparecen los artículos periodísticos: la columna de opinión, la crónica, la crítica… como género literario. Las colaboraciones de los escritores tienen cada vez más valor, aúpan al periodismo a su situación actual y es la aparición de las novelas de folletín por capítulos las que hacen aumentar las ventas de la prensa. En el siglo XX está relación se mantiene.

La literatura  y el periodismo siempre han estado unidos. El periodismo es literario. Los grandes escritores han estado de alguna manera todos vinculados al periodismo. Esta relación es producto del uso del lenguaje que al final es lo que acaba sobresaliendo. El gran periodista es el que informa para formar y eso se consigue a través del conocimiento de la literatura. La literatura nació para explicar la realidad y el periodismo cuenta la realidad desde su particular punto de vista tratando de ser objetivo. Pero para conseguir la objetividad hay que usar el lenguaje de la forma más precisa posible y eso, nos lo enseña la literatura. Para Félix Rebollo, en el s.XXI la prensa necesita añadirle más literatura a sus textos, porque para el autor, los únicos textos que se recuerdan son los que tienen una buena dosis de literatura. El boom del nuevo periodismo del s.XIX con su buen uso del lenguaje y su objetividad no es más que el buen periodismo de siempre, a los ojos de Rebollo Sánchez.

 La literatura ha sido la base del periodismo y el periodismo ha reflejado y promovido los grandes movimientos literarios tanto en narrativa, como en poesía o teatro. En este libro se hace una descripción de la evolución de estos géneros literarios y de los movimientos literarios desde la Guerra Civil que tuvieron su reflejo en las revistas literarias. Estas revistas tuvieron un gran auge tras 1936, algo que llama la atención con la situación política que se vivió a partir de entonces en el país.

Las revistas literarias fueron la cuna del articulismo, un género con mucha acogida en la prensa española. Entre estas revistas destacan varias: Espadaña, Garcilaso, Ínsula, Postismo, Triunfo… fueron de las más destacadas en contenidos literarios: reseñas, críticas, columnas de opinión. Estas revistas nacieron de una práctica muy extendida entre los intelectuales de la época, las tertulias en los cafés. Junto a las revistas, también nacieron los suplementos de los periódicos, de los que el autor tiene una visión negativa, pues cree que están basados más en criterios comerciales que en los criterios literarios.

En esta preocupación centra las últimas páginas del libro, aunque es una constante a lo largo de toda la obra. Su preocupación porque la literatura pase a convertirse en solo una mercancía que se guíe solo por motivos comerciales y por las listas de los más vendidos, en vez de por la calidad de sus páginas. Aquí el autor, culpa a la falta de críticos objetivos desde los años 40 (cuando la ideología política y la censura lo controlaban todo) hasta nuestros días tanto en los periódicos como en las revistas especializadas en literatura, de dejarse manipular por criterios mercantiles, amistades y líneas editoriales y no dar una opinión independiente  que oriente al lector y le ayude a apreciar la calidad literaria. La falta de buenas críticas en los periódicos y revistas, escritas por periodistas no especializados sobre el género que escriben, hace que no se diferencia una buena obra de otra y autores con talento se mezclen con escritores superfluos. Hoy en día, la crítica sobre todo la de los suplementos, según Félix Rebollo, mide la calidad de las obras por el número de ventas y no por su contenido. Algo que está haciendo que la literatura se devalúe.

Rocío Quintana Fernández

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s