Un descubrimiento para la historia y para el mundo

Autor: Fallaci, Oriana
Título: Entrevista con la historia
Lugar de edición: Barcelona
Ano de edición: 19
Editorial: Noguer

 

Al comenzar este libro, he de admitir (aunque me resulte algo vergonzoso), que ni conocía a la autora ni a muchas de las personas entrevistadas en su libro. Debo mencionar esto, porque me parece un detalle bastante relevante; teniendo en cuenta que mientras leía he adquirido varias dosis de historia y un amor incondicional a esta escritora italiana.
Oriana Fallaci me ha fascinado por su manera de tratar a sus entrevistados, por su empeño en recoger cada dato, cada detalle y conseguir que cada una de las personas entrevistadas cuente la historia que ella buscaba. Es especial, a mi parecer, su cabezonería por publicar todos sus trabajos, sin importarle cuáles sean las consecuencias. Un ejemplo de ello, es la entrevista que realiza a Bhutto, presidente de Pakistán.  En 1972, Ali Bhutto e Indira Ghandi, ministra de la India, debían firmar la paz entre sus dos países, sin embargo Indira se negó al leer la entrevista publicada por Fallaci. Ali Bhutto llamó a la periodista encargándole que escribiera un nuevo artículo donde dijera que  la entrevista con él había sido producto de su imaginación. Ella le preguntó si se había vuelto loco, a lo que contestó: “Miss Fallaci, debe comprender usted: la vida de seiscientos millones de personas depende de usted, está en sus manos.” Solamente alguien como Oriana Fallaci, hubiera replicado al presidente de Pakistán con lo siguiente:  “Lo siento, mis manos son demasiado pequeñas como para sostener siescientos millones de personas.”
Para entender un poco mejor su manera tan personal de realizar las entrevistas hemos de conocer un poco su vida. Nació en 1930 en Florencia, Italia, fue educada en una familia antifascista y su padre fue líder en la lucha contra Mussolini. A la edad de 14 años, Fallaci se unía en la Resistencia.  Comenzó a escribir  a edad muy temprana, y a los 16 comenzaba a cubrir temas policiales y hospitalarios. Fue corresponsal de guerra, cubriendo los conflictos de la Guerra de Vietnam o la insurrección de Hungría. Se hizo famosa en todo el mundo por su gran número de entrevistas a líderes mundiales ( la mayoría recogidos en “ Entrevista con la historia”) o como los llama ella “esos bastardos que deciden nuestras vidas”. Polémica y provocadora, Fallaci conoció en una de sus entrevistas al que sería su compañero hasta su propio asesinato: Alejandro Panagulis, un héroe de la resistencia griega. A partir de los noventa, permaneció alejada del periodismo debido a su lucha contra el cáncer de pecho. Decía que únicamente se movería para entrevistar a Osama Bin Laden. Murió en el 2006, a los 77 años de edad, en su ciudad natal.
El libro  “Entrevista con la historia” se divide en veintiséis entrevistas realizadas entre 1972 y 1976, y trata varios contextos históricos a su vez.  Como es el caso de la Guerra de Vietnam, recogida desde todos los puntos de vista posibles; entrevistando a  Kissinger, secretario de Estado  de los E.E.U.U por aquel entonces;  al general Giap, ministro de defensa de Hanoi y Nguyen van Thieu, el Presidente de Corea de de Sur. Cabe destacar la polémica entrevista con Kissinger, el cual denominó el encuentro como “la cosa más estúpida que había hecho en su vida.”  Fallaci, una vez más, sin pelos en la lengua, le hizo confesar que se veía como un líder indiscutible.
Otro de los temas a tratar es la polémica acerca de Palestina. Para abordar ese tema, cuenta con el testimonio de los personajes que más influyeron en el panorama de Oriente Medio.  La entrevista con Golda Meier, es la más humana, quizás porque le recuerda constantemente a una mujer tenaz y trabajadora como su madre. La conexión que realiza con ella hizo que la entrevista pasara de lo profesional a lo personal.  Y no solo una vez, uno de los detalles más curiosos del libro, resulta del robo de las cintas con la entrevista a Meir, y como la escritora implica a Gadafi en el hurto, al verle semanas después en los medios de comunicación repitiendo algunas declaraciones que había realizado la presidenta de Israel. Fallaci consiguió que sus lectores la vieran como una mujer aparte de una líder. No pudo decir lo mismo de la entrevista al jefe de la Resistencia de Palestina, Yasser Arafat, al que calificó como a una persona que simplemente era la imagen de la Resistencia gracias a los medios de comunicación. Y nada más. Complementa su visión tratando con Hussein de Jordania. Entrevista que termina siendo una gran mentira, pues toda la paz que había intentado mostrar para los Palestinos se convirtió en una masacre a los pocos meses.
Oriana Fallaci va haciendo un recorrido por la historia más contemporánea próxima a nuestros días, sin dejarse un resquicio de duda en ninguna de sus preguntas. Investiga, socava información de cualquier respuesta evasiva. Interroga a Bandaranaike, primera ministra de Ceilán y autora de la masacre más sangrienta de los últimos años en los estudiantes que pretendían un Golpe de Estado; se deja llevar por los pensamientos del español Santiago Carrillo, que muestra su fervor comunista hacia una nueva etapa después de que Franco muera. Divulga la situación de Portugal, donde la Revolución de los Claveles dejó un Gobierno socialista en el que tiene más poder todo lo comunista.  La historia entre la lucha de estos dos partidos lleva a la periodista a escribir incluso dos entrevistas muy exhaustivas con Soares.
Pero, sin lugar a dudas, la pincelada que da punto final a la obra, es su última entrevista y para mí , la más intensa. La presentación que hace a este personaje es extensa, pasional y con una fuerza sobrehumana. El personaje se trata de ni más ni menos que el que será su compañero y pareja hasta que la muerte los separa. Alejandro Panagulis , quien condenado por intento de asesinato, vive encarcelado durante años, sufriendo vejaciones y torturas. El amor de su vida, a través de una entrevista. Y como punto final de esta opinión, no he encontrado forma mejor que transcribiendo las palabras que usó ella para finalizar su propio libro. El concepto de hombre.
Oriana: Alejandro, ¿qué significa ser un hombre?
Alejandro: Significa tener valor, tener dignididad. (…) Y significa luchar. Y vencer. Mira, más o menos lo que dice Kipling en aquella poesía titulada “SI”. Y para ti, ¿qué es el hombre?
Oriana: Diriá que un hombre es lo que tú eres, Alejandro.

Sandra Rego

Autor: Fallaci, Oriana
Título: Entrevista con la historia
Lugar de edición: Barcelona
Ano de edición: 19
Editorial: Noguer

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s