Los cínicos no sirven para este oficio

Título: “Los cínicos no sirven para este oficio”
Autor: Ryszard Kapuscinski
Año de edición: 2010
Lugar de edición: Barcelona
Editorial: Anagrama

Este comentario está inspirado en la obra Los cínicos no sirven para este oficio, donde se recogen tres entrevistas hechas al escritor y periodista polaco Ryszard Kapuściński.

La intención fundamental con la se escribió el siguiente comentario fue reflejar los puntos más destacados de la obra. Los siguientes párrafos componen un libro de notas ficticias en las que Kapuscinski reflejó sus más profundos sentimientos, sus inquietudes y su miedo presentes en todo momento durante su estancia en Angola en el año 1975.

03/04/75, Angola

08:33:00

África se fragmenta de nuevo. Los lazos que unían las cuatro puntas, los hilos que entrecosían la zona norte con la austral y que sobrehilaban la zona occidental con la oriental no son más que despojos de coseduras. La realidad ahora es diferente, ya no existe una África única, unida, independentista. Dos culturas extranjeras comparten un mismo continente indefenso, dos lenguas distintas quieren ocuparse de la vocación de sus hijos. Los hijos de África se convierten de nuevo en víctimas del poder

10/04/75, Angola

12:42:00

Un día más de sangre, muerte, cenizas, suciedad, armas e hipocresía. Un día más en África, en mi casa…

12/04/75, Angola

02:31:00

La PAP necesita noticias frescas, el trabajo aquí se intensifica cada día más, crece al igual que las víctimas reprimidas en este continente.

13/04/75, Angola

11:06:00

En Tívole afortunadamente no ha habido ningún problema. El teléx ha funcionado bien. Me encuentro en cama, solo, un día más.

15/04/75, Angola

11:36:00

El trabajo para la agencia es muy sacrificado, las rutinas de mi oficio me impiden contar lo que yo creo conveniente, aun así empiezo a verlo todo y a entender . La situación diaria me priva de conocer los rincones más íntimos de este país. La comunicación con Polonia me preocupa cada vez más, siento miedo de lo que pueda pasar. No debo perder la cabeza, debo centrarme y pensar que mi misión aquí es contar, dar voz a este pueblo cada vez más mudo, dar a luz la oscuridad de sus cenizas y la hipocresía de su poder

25/04/75, Angola

12:02:00

Cada día más ausente en mi. Cada vez más ocupado, cada día más noticias de sangre. Hoy ha sido un día perdido, el télex no ha funcionado, estoy rendido

1/05/75, Angola

20:37:00

Se podría denominar paraíso si por un momento cerramos los ojos y dejamos de pensar en la lucha del día a día, en como dos países, uno americano y el otro soviético intentan imponerse y conquistar el poder mundial. Podría denominarse paraíso, y en efecto, en este momento es el paraíso. Ahora mismo me siento relajado, en el sitio en que estoy no llegan las cenizas, fruto de sus armas, el cielo sigue siendo claro, y a lo lejos, un sol inmenso, africano pone fin a este día.

Estoy cansado, pero aún así me gusta disfrutar del paisaje. Se que mañana será un nuevo día y se que mi trabajo aún no ha terminado por hoy, pero necesito calma. Me encuentro sosegado por los rayos que fluyen cada vez de forma mas ténue, poco a poco van cesando, la suave brisa los antepone, creo que este es el mejor momento del día.

Paro de pensar en mi y en el paraíso en el que por un momento pensé encontrarme. La voz del pueblo ya no se escucha, ha cesado, al igual que los rayos de este día tan maravilloso… De nuevo me siento solo.

03/05/75, Angola

01:55:00

Ha sido un día duro, las sábanas de mi cama parecen más frescas que nunca.

Acostado pienso en cuan valiantes son los médicos, gente de mente fría y decididos a ayudar y a arriesgar sus vidas, profesión de relaciones humanas y solidariedad, profesión que une al pueblo. Élite, pues no todos tenemos tal valentía, en fin, gente única.

Suena irónico cuando de repente pienso en mi, en mi profesión, solo, en África, rodeado de conflictos y con un objectivo, el que cualquier periodista de verdad tiene, dar a conocer al mundo la realidad actual y estar dispuesto a dejar la piel por ello. Soy un periodista más en el mundo

10/05/75, Angola

03:21:00

El cinismo del poder ya no me corrompe por dentro, el sudor que derramo día a día me fotalece. Mis carnes se marchitan con el tiempo pero mis piernas cada día más flacas ya no tiemblan. Metamorfosis interior y exterior soy en este momento.

Cada día más seguro de mi mismo, cada vez más valiente. Mi profesión se convierte en mi vida, una sola vida que es el periodismo, la comunicación, la humanidad, la solidariedad y a la vez la valentía, el coraje, el estrés, el sudor y el miedo. Una infinidad de cosas resumida en una sencilla intención, informar al mundo, a todos por igual.

Un día más solo, un día más fuerte, un día más franco, cada vez más periodista

Matilde Vázquez Peón

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s