Argumentar en situaciones difíciles

Título: Argumentar en situaciones difíciles

Autor: Philippe Breton

Editorial: Paidós

Lugar de edición: Barcelona

Año de edición: 2005

 

Con este libro, Philippe Breton (Francia, 1951) intenta ayudarnos a afrontar situaciones incómodas ante los demás.

¿Pero qué entendemos por situación difícil? Una situación difícil es, en general, aquella que se caracteriza por la violencia que contiene y que no hemos deseado. Vivimos rodeados de actos violentos; no sólo físicos. Como el propio autor indica en el texto, la violencia pudre lo cotidiano.

Racismo, ideales políticos extremos, ideologías opuestas…pueden llevarnos a una situación delicada de la que sea complicado salir diplomáticamente. Existen tres formas de afrontarla: recurrir a la violencia, huir o tomar la palabra, argumentando y defendiendo nuestra postura. Que elijamos una u otra depende de nosotros mismos, así como de la gravedad de la situación. Sin embargo, la tercera opción no está al alcance de todos. Uno de los mayores temores que muchos experimentamos es el temor a hablar en público, el temor a no ser comprendidos o aceptados.

Para muchos, la toma de la palabra no es un gesto sencillo ni natural, incluso ante un reducido grupo de amigos. La timidez suele ser la excusa que se utiliza para justificar ese tipo de comportamientos; sin embargo, según el propio autor, la timidez no es en sí misma un problema, sino un rasgo de la personalidad que, ciertamente, presenta inconvenientes pero que también puede aportar una cierta dosis de encanto.  De hecho, muchas personas tímidas han aprendido a hablar en público con soltura sin dejar de ser, por otro lado, tímidas.

Breton propone un método de teoría sencilla y práctica eficaz, construido a partir de sus experiencias personales. No lo presenta como una panacea, sino como un apoyo para quien lo aplique correctamente. Se trata de una ayuda para reducir la violencia y poder salir airoso de una situación comprometida. Hagamos un pequeño resumen del mismo:

-1. Preparación personal. Objetivación.  Apartar el miedo a hablar en público de cualquier aspecto relacionado con la personalidad, el distanciamiento. Existe un determinado estrés que es útil, aunque subjetivamente sea desagradable de experimentar. Sin embargo, suele ir acompañado de un miedo a la situación bastante inútil, que paraliza y produce cierto sufrimiento a quien lo padece. Podremos eliminarlo si llevamos a cabo una aceptación previa voluntaria, valorándonos y asumiendo nuestros complejos en público.

-2. Circunstancias ambientales: silencio. El silencio es una condición sine qua non de la palabra. El ruido la debilita. Es necesario que el orador hable en un entorno silencioso para que su palabra destaque.

-3: Mecanismos de la captación de la atención del público. Conseguir que nos escuchen. Es básico crear un discurso seductor, estructurarlo de forma que sea atractivo.

Para ello, es fundamental la previa escucha al público. Observar a cada uno de sus miembros, analizándolos. Esta mirada es una escucha al auditorio, que en general lo agradecerá. Sin embargo, con la conducta inversa suele originarse una catástrofe.

Debemos adaptarnos a las circunstancias y a nuestros oyentes. La fórmula clásica consistente en presentarse al público como un pésimo orador puede conseguir la indulgencia del público y, así, su atención. Pero debe utilizarse con precaución: una falsa modestia puede provocar una ofensa hacia nuestros oyentes.

-4: Conquista de un público hostil. Hay algo que debemos tener en cuenta siempre que pretendamos mantener una discusión pacífica y civilizada: la importancia de la escucha y de la tolerancia.

Comentarios ofensivos, insultantes o comportamientos desquiciantes no justifican su mismo uso como defensa. Principalmente porque no surtirán efecto.

Ofender como venganza a alguien que ha ofendido previamente no solucionará el conflicto. Puede que nuestro primer instinto, nuestra ira inicial nos lleve a un comportamiento tal pero, posteriormente, nos daremos cuenta de que la situación seguirá siendo la misma, incluso peor.

Estaremos aceptando la actitud llevada a cabo, considerándola correcta y dándola por buena ante el agresor verbal. Por lo que es fundamental la tolerancia, la tranquilidad y, sin duda, la actitud pacificadora.

-5: Manipular y no ser manipulado. La manipulación consiste en una violación de nuestra libertad de elección. Se engalana con astuto disimulo. Una de las técnicas más utilizadas para manipular es la técnica de la “sincronización”; ésta hace nacer una falsa emoción, una sensación de complicidad, que provoca que el auditorio se diga: “Este tipo es como yo, por tanto su punto de vista puede convertirse en el mío”. Se imitan los movimientos corporales a modo de “espejo” de la persona que deseamos convencer (manipular, de hecho). Otra técnica es la “desinformación”, que se consigue perturbando la escucha y la recepción del mensaje truncando el razonamiento.

Para frustrar un intento de manipulación es necesario que nos apliquemos nuestra propia fórmula. Justo en el momento en el que sintamos que comienza a nacer un sentimiento de unión con una persona desconocida debemos estar alerta, así como debemos poner bajo duda crítica cualquier información que invalide con demasiada precisión una hipótesis. La manipulación pretende transformar los hechos en evidencias, lo que implica que no se verifiquen. Por tanto, no hay que fiarse de la evidencia.

Por supuesto, en este texto no se buscan unos ideales utópicos. Simplemente, se analizan, desde un punto de vista externo, las diferentes vertientes de un conflicto oral y cuáles de ellas son las más acertadas, partiendo de la base de que hablar ante un público es, ante todo, escucharlo.

Andrea Bouza Veiga

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s