Cinco horas con George Orwell

Título: Homenaje a Cataluña

Año de publicación: 1938

Editorial: Editorial Debate

Querido Eric:

Nos hacías tanta falta ahora… Ahora que parece más cierto que nunca aquello del ojo que todo lo ve. Necesitamos a periodistas como tú, a escritores que sean capaces de ponernos la piel de gallina con lo que cuentan, que nos hagan llorar y vivir la guerra, que nos abran los ojos ante un totalitarismo encubierto,que se arriesguen hasta límites insospechados, que nos mimen con su prosa y que nos inviten a la revolución de la forma más pacífica posible.  Que para qué, dirías. Pues para que le paren los pies a esta clase que va por encima de aquellos que la mantenemos.

Creo que he dejado de creer en la decencia del ser humano. “Vivimos en una época de mentira universal y eso es absolutamente cierto”, decías. Eric, nos hacías tanta falta ahora… La mentira se ha convertido en falacia, y el periodismo en un portador de la Neolengua. La sociedad se podría ubicar en cualquiera de los escenarios de 1984. Disfrazan de libertad la absoluta dependencia. Nos manejan como títeres; somos parte de ese teatro que, dirigido “las superpotencias”,  se mueve a imagen y semejanza de un patrón establecido. Hemos perdido la imaginación, la creación, el espíritu luchador.

Si te tuviera aquí, Eric… Si te tuviera aquí, te hubiera preguntado sobre la guerra, sobre el hambre y el aburrimiento que sufriste en Barcelona, sobre la prensa de aquella época, a la que poco importaba que hubiera tres muertos o tres mil. Sobre el POUM, sobre las diferencias de escenario entre un lugar y otro durante la contienda, sobre la hipocresía patriótica… “Una de las facetas más desagradables de la guerra es que los gritos, las mentiras y el odio provienen siempre de personas que no están combatiendo”, afirmaste en Homenaje a Cataluña. Nada más lejos de lo que ocurre hoy en día, donde se aprecia que los conflictos provienen, normalmente, de aquellos que median entre la realidad y el lector.

Nos hacías tanta falta ahora, Eric… Nuestros representantes no nos representan, y de nuevo una bonita contradicción que participa en la configuración de una democracia inexistente.

Nos hacías tanta falta ahora, Eric…

Andrea Valencia

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s