La otra cara de la historia de España

Autor: Manuel Cerdán y Antonio Rubio
Título:
Lobo. Un topo en las entrañas de ETA
Lugar de edición:
Barcelona
Año de edición:
2005
Editorial:
Plaza Janés

“Soy lobo. Repito, soy lobo”. Es uno de los mensajes de auxilio que Mikel Lejarza pidió durante una llamada telefónica que realizó mientras mantenía secuestrada a punta de pistola a una familia en un piso de Madrid. Mikel, Miguel para sus agentes de contacto con el SECED (Servicio Central de Documentación), Gorka para la banda terrorista ETA y Lobo para el resto de miembros del Servicio Secreto se vio envuelto en muchas otras situaciones de peligro durante su misión de infiltrado en ETA y en muchas de ellas, traspasó la ilegalidad.

Mikel Lejarza fue el primer infiltrado civil en ETA. Su historia como espía comenzó muy pronto en el año 1974, cuando la dictadura de Franco llegaba a su fin. En aquella época la actividad armada de ETA era muy alta como respuesta al Proceso de Burgos en el que se condenaba a muerte a dieciséis supuestos miembros de ETA. La dictadura franquista empezó a comprender que ETA era un problema real para la estabilidad del régimen. Los servicios de inteligencia en su labor contrasubversiva empezaron a reclutar a jóvenes vascos que fueran capaces de infiltrarse en la organización para destruirla desde dentro. Así, un joven de 26 años con ganas de servir a su país y sin más preparación que los consejos de su policía de enlace, se ve envuelto en la guerra sucia contra ETA.

Este comienzo acelerado en el mundo del espionaje marcará su vida. No volverá a llevar una vida normal y su personalidad también se verá afectada. En pocos meses consigue alcanzar la cima de ETA y en 1975 su labor permite detener a la cúpula de la sección ETA-político- militar. Sin embargo, la otra gran parte de ETA, la ETA-militar continuará actuando hasta que en este año 2011 anunciaba el cese definitivo de la violencia.

Después de terminar su misión en ETA, Mikel sigue formando parte del SECED que tras la transición a la democracia pasará a llamarse CESID para terminar denominándose CNI en 2001. Pero la vida de espía le causa estragos emocionales. Los  múltiples cambios de nombre, de residencia, los cambios físicos (se realizó la cirugía estética para que los miembros de ETA no le reconocieran), la persecución a la que lo sometió ETA desde que descubrió su traición, la vida solitaria e incluso sus tres estancias en prisión hacen que Mikel pierda la noción de su autentica identidad y que se convierta en un hombre dependiente de la acción y de la adrenalina, que no es capaz de estar solo, sino que se refugia en las mujeres y en El extranjero de Albert Camus  (pasión conservada de su afición al teatro en su juventud) para sobrellevar sus momentos bajos y al que cada vez le pesa más la culpa de los muertos que sus acciones y las de sus compañeros han tenido como consecuencia .

A todo esto, se le une la obsesión que tiene por ETA. A pesar de que participa en varias misiones ajenas a la banda terrorista, siempre acaba volviendo a inmiscuirse en trabajos relacionados con el fin de la organización. Esto convierte a Lobo, que durante todos estos años ha participado en acciones ocultas a la población, en un testigo negativo para el Estado.  Su relación con los cuerpos de seguridad con los que participa es de amor-odio. Se siente infravalorado por ellos y al mismo tiempo acude a ayudarlos en cuanto le reclaman. Por este motivo, abandona en varias ocasiones el servicio y se pasa a la empresa privada. Termina involucrado y detenido por escuchas telefónicas en el caso Godó. Es en este momento donde se nos muestra el alto grado de interrelación entre todos los sectores de poder presentes en el país y ocultos a primera vista a la opinión pública.

La maraña de relaciones entre los poderes económicos, políticos y los medios de comunicación salta a la luz a través de este libro y del trabajo de investigación de Manuel Cerdán y Antonio Rubio que imprimen el estilo periodístico a esta crónica de la vida de Mikel Lejarza que con un lenguaje preciso y descriptivo nos sitúan en la acción y en la mente de Lobo. Al mismo tiempo, a través de los acontecimientos que le suceden a Mikel nos permiten conocer de la mano del protagonista y de su participación en ellos, la historia oculta de España y los misterios que aún quedan sin resolver como: quienes estuvieron detrás del atentado de Carrero Blanco y qué papel exacto jugó el SECED en el golpe de Estado del 23 de Febrero de 1981. Sin embargo, en este libro también se desvelan muchas otros hechos como: la planificación de los atentados de los GAL durante la guerra sucia, la OPA de Antena 3 a Telecinco, las escuchas del caso Godó en la Vanguardia, los acontecimientos en la frontera con Francia durante el golpe de estado de Tejero y cómo intervino o en qué grado fue la participación del SECED y de sus miembros, algunos de ellos jefes de Mikel Lejarza durante alguna etapa, en el desenvolvimiento de estos acontecimientos.

Los autores del libro consiguen hacernos participes de esta historia real contada como una novela. En la que la cantidad de datos que se nos ofrecen, producto de las investigaciones y entrevistas con los protagonistas y personajes que aparecen en toda el relato, se entrecruzan con la narración de anécdotas y conversaciones que el propio Lobo cuenta a los autores y ofrecen una la lectura amena. Además el estilo periodístico se refleja en el avance de datos que más adelante durante la lectura son retomados en mayor profundidad durante el desarrollo del acontecimiento del que forman parte, para que el lector no se pierda en ningún momento. También ofrecen numerosos documentos, de los cuales algunos salen por primera vez a la luz, y que nos ayudan a entender y a contextualizar a través de dos pequeños anexos al final de libro la historia de los enemigos enfrentados: ETA y el SECED (Servicio Central de Documentación)

Aunque este trabajo de investigación periodística recogido en este libro tenga final, la vida que dentro cuenta continua. Mikel Lejarza o como ahora se llame sigue colaborando con el CNI (Centro Nacional de Inteligencia) y con otras agencias extranjeras como el FBI (Oficina Federal de Investigación, la CIA (Agencia Central de Inteligencia) y la DEA(Agencia Antidrogas Estadounidense y todavía conserva sus manías y sus trucos para protegerse de la sombra de ETA, pues hasta hace poco, en palabras de Lobo “ETA sigue reservando una bala de plata para mí”.

Rocío Quintana Fernández

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s