De la Naranja Mecánica a la mano de Dios

Título: De la naranja mecánica a la mano de Dios

Autor: Julio Maldonado, Maldini

Editorial Planeta (2006)

El experto analista del fútbol mundial Julio Maldonado, más conocido como Maldini, nos trae esta obra llena de anécdotas y curiosidades sobre el mundo del fútbol, desde sus inicios con el primer mundial de la historia en Uruguay, hasta el disputado en Corea y Japón que coronó a la Selección Brasileña como pentacampeona del Mundo.

El libro se divide en tres apartados claramente diferenciados, una primera parte en la que nos describe todos los campeonatos del mundo de fútbol entre los años 1930 y 2002, una referencia a los cuatro grandes mitos del mundo del fútbol, y una serie de artículos de un sinfín de periodistas de este deporte como Manolo Lama o Tomás Roncero.

En esta primera sección de los Mundiales aparecen un gran número de anécdotas ocurridas en los diferentes lugares que consiguen que haya merecido la pena leer su obra, desde el primer mundial en Montevideo en 1930 con sólo trece participantes, hasta la segunda victoria “charrúa” en el famoso Maracanazo de 1950 en Brasil, dónde Ghiggia y Shiaffino silenciaron a 200.000 espectadores y provocaron suicidios entre muchos de ellos, pasando por los mundiales con incidencia fascista de Italia 34 y Francia 38 dónde el propio Mussolini amenazó de muerte a sus propios jugadores si no eran capaces de alzarse con la copa y Hitler, que en Francia 38 asesinó a jugadores austríacos como Nausch por negarse a vestir la elástica germana.

Una vez pasado el Maracanazo, Maldini nos cuenta como Brasil pasó de vestir camiseta de color azul al amarillo y apareció “O Rei” Pelé para llevar a Brasil a lo más alto en los mundiales de 1950, 1954 y 1958, en Suecia se consagró como uno de los más grandes del fútbol mundial.

Por esos años de reinado brasileño, en un barrio humilde argentino, daba sus primeros pasos el único que hasta el momento cuestiona el reinado futbolístico de Pelé, de nombre Diego y de apellido Maradona veía con muy pocos años como la Naranja Mecánica de Johan Cruyff  se exhibía en Alemania 74, a pesar de que no pudiera llevarse el campeonato, su gol nada más sacar sin que el equipo teutón lograra tocar el esférico quedo guardado en la retina de todos los futboleros.

Cuatro años antes de México 86 se disputó el primer y único Mundial en nuestro país, el mundial de naranjito, una competición dónde la selección nacional no fue capaz de demostrar lo que se esperaba, y dónde todos recordamos la famosa celebración del primer ministro italiano con el gol de Tardelli en la final ante Alemania.

Cuatro años después el fútbol volvió a México dieciséis años después para enseñarnos a muchos, el mejor jugador de todos los tiempos y las dos imágenes, sin duda, mas recordadas de los mundiales.

Cuartos de final del mundial, 22 de Junio de 1986, se enfrentaban dos países que también lo estaban en el terreno político por el asunto de las Malvinas, Argentina e Inglaterra.

Para los argentinos se trataba de una especie de revancha, se hablaba de un partido a vida o muerte y entonces, apareció él, el 10, Dios, barrilete cósmico… un balón en el cielo, minuto 6 del segundo tiempo y Diego, se elevó por encima del portero inglés rematando con la mano, la llamada “Mano de Dios” para colocar el 1-0 y servir en un plato la ansiada revancha a los británicos.

Pero esto no acabó aquí, los ingleses empataron y Maradona anotó el que se denomina “El gol del siglo” eludiendo a seis rivales ingleses y anotando el 2-1 que daría el pase a los argentinos y, posteriormente, el Mundial.

Esta competición fue un antes y un después tras el Mundial de México, le siguieron dos ediciones de mal juego en Italia y Estados Unidos hasta la Francia de Zidane en 1998 y el pentacampeonato de Ronaldo en el primer mundial asiático en 2002, aquí termina la obra de Maldini en lo que a mundiales se refiere pero, yo mismo, me siento enorgullecido de añadir nuestra historia, la de nuestro país que, en el año 2010 en Sudáfrica, nos proclamamos campeones gracias a los Iniesta, Xavi, Casillas y compañía, gracias.

Una vez terminada esta amplia historia de los Mundiales, el propio autor realiza una descripción de los cuatro grandes del mundo del fútbol, los ya mencionados Pelé, Cruyff y Diego Armando Maradona, y el padre de todos ellos, el ahora presidente honorífico del Real Madrid, Alfredo Di Estéfano, líder de aquel Madrid de las cinco copas de Europa y jugador que introdujo el fútbol moderno.

La obra finaliza con un conjunto de artículos de colaboradores y amigos de Julio Maldonado algunos muy llamativos, como el primero de Iván Castelló que nos cuenta como pasó de su odio a Goicoechea por su entrada a Maradona, a conocerlo como una persona amistosa y entrañable, mientras a su vez, se veía insultado por el propio 10 en una entrevista a la salida de un entrenamiento.

Entre otras muchas se nos habla de anécdotas de las grandes estrellas del fútbol de los últimos años como Romario, Samuel Eto´o, Javier Clemente…y un gran número contadas por periodistas deportivos tan importantes en nuestro panorama como Manolete o Raúl Ruiz.

En definitiva, es un libro que recomiendo a todos los amantes del fútbol, porque te descubre cosas inimaginables que te harán querer este deporte aún más si cabe.

Manuel Domínguez Rodríguez

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s