Historia de un alemán. Memorias 1914-1933

    Título: Historia de un alemán. Memorias 1914-1933

Autor: Sebastian Haffner

Editor: Booket (5 abril de 2005)

ISBN: 8423338045

Número de paginas:144

 

   Este pequeño libro de un periodista, escritor e historiador alemán llamado Sebastian Haffner, toca un tema que pocas veces hemos visto, escrito, relatado e incluso filmado. Trata de la vida de un alemán normal y corriente, desde la derrota de Alemania en la 1º Guerra Mundial hasta el proceso previo al alzamiento en el poder del Tercer Reich. Sin embargo es importante la definición del alemán vulgar y corriente, que el autor  define como un conjunto de personas anónimas (todas ellas ciudadanos alemanes, que en su mayoría piensan como el autor).  Y por qué es importante o más bien diferente este libro. Por qué trata de demostrarnos una realidad, que no aparece en los libros de historia. Cómo los alemanes, en  su gran mayoría, no albergaba ningún sentimiento a favor del nazismo, y cómo fueron incapaces de alzarse contra el poder nazi, cuándo a inicios del año 1933 llegó al poder el Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán.

   El libro es un repaso desde la niñez, hasta la época adulta de este periodista alemán, que se irá a trabajar a Londres, antes de empezar la Segunda Guerra Mundial, cansado del régimen nazi, con su novia judía y es allí donde aprende inglés, consigue un trabajo en el periódico inglés The Observer  el dominical del The Guardian. Utilizó el seudónimo de “Sebastian Haffner” para escribir artículos en contra del régimen de Hitler, y para evitar cualquier represalía contra su familia que aún vivía en Alemania, Curiosamente, aunque acaba este libro de memorias en 1939, no se publica hasta después de la muerte de Haffner el 2 de enero de 1999. Su verdadero nombre es Raimund Pretzel.

   En este relato de Memorias 1914-1933, se relata la vida de un alemán cualquiera, un berlinés en este caso, y cómo son los sentimientos nacionales después del final de la 1º Guerra Mundial, cómo apenas se relatan estos sucesos en los periódicos,  y cómo se refleja en el libro, el individuo pequeño y anónimo que representa un alemán cualquiera contra el cada vez más poderoso Estado Alemán. Lo curioso de este libro, es la crítica de un alemán de primera que no es ni comunista, ni judío, ni miembro de ninguna minoría afectada por el régimen nazi, más bien al revés, su padre es un alto funcionario prusiano, que le anima a opositar a funcionario, y estudiar Derecho. Incluso sus ideas son conservadoras, y el mismo es ario, llegando a decir, que no sabe cómo los alemanes, votaron a Hitler, cuándo ni su acento, ni su aspecto poco ario, convencerían a cualquier patriota de votar a Hitler.

   Sin embargo, es este patriotismo, es el que Haffner define que todo individuo alemán posee, pero es un patriotismo diferente al régimen nazi, contra el que el individuo alemán común y corriente se sublevaría y sin embargo no hace, por el carácter alemán que se niegan a ir contra si mismos, al contrario que por ejemplo, un español en la Guerra Civil Española, o un francés en la Revolución Francesa, eso nunca ha ocurrido en Alemania, un golpe de estado. Por ello es que el régimen nazi, triunfó, ya que a pesar de que la gran mayoría no estaba de acuerdo con él, no surgió ese espíritu debido a que no está en el ADN alemán.

   Los alemanes estaban colapsados, no supieron reaccionar, un ejemplo lo da poco antes del final del libro, cuándo Haffner después de pasar el examen de Abogado del Estado, y mientras trabajaba en el Tribunal Cameral de Berlín, famosa por ser una institución jurídica, la más alta y venerable de Alemania es totalmente nazificada. Como sustituyen a los antiguos magistrados, los miembros judíos son expulsados, y los dictámenes de la institución son absurdos. Todo lo contrario a lo que la leyenda decía de esta institución cuándo ya en el siglo XIX, un granjero alemán es obligado a vender unas tierras a un importante noble, y el granjero dice:”Eso será si lo permite el Tribunal de Berlín”. El día que Haffner ve que el Tribunal Cameral de Berlín está gobernado por magistrados nazis que degradan a los judíos, se da cuenta que Alemania está perdida.

   Ese espíritu de la Alemania perdida, es la que el autor define durante las 144 páginas que dura el libro, criticando el espíritu nazi, mientras sufre la pérdida de amigos suyos, judíos que emigran al extranjero, París, Suiza y algunos a Londres, lugar al que el mismo emigraría poco años después de que termine su relato, desde donde seguiría criticando al régimen nazi, hasta que regresa después de la 2º Guerra Mundial, e incluso en 1954, se convierte en corresponsal en Alemania para el periódico  inglés para el que trabajaba. Un punto de vista diferente que nos hace reflexionar, al menos de que no todos los alemanes querían a Hitler.

 

 

Iván Cernadas

 

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s