Así los conoce Truman Capote

Autor: Truman Capote
Título: Retratos
Editorial: Anagrama
Lugar de edición: Barcelona
Año de edición: 2000

 Truman Capote (1924-1948) está considerado como uno de los mejores escritores norteamericanos del siglo XX. Escribió Retratos a lo largo de su vida. Este libro es una recopilación de relatos, en general, breves. El primero de ellos data de 1956 y el último de 1983. Todas las partes que componen el volumen hablan sobre personalidades muy relevantes del mundo del cine, del arte y de la sociedad de la época de Capote. Todos ellos están impregnados del característico tono del autor, a medio camino de la semblanza y la ironía. Convierte, de este modo, historias casi insignificantes en obras de arte.

El libro se divide en siete partes claramente diferenciadas. Las seis primeras son las más personales y se centra en una única persona. La séptima comprende 14 subpartes en las cuales se dedica también a un único personaje.

La primera parte se la dedica a Marlon Brando, la titula: El duque en sus dominios, en honor a una frase que dijo el propio Brando para definir su forma de hacer amigos. En este relato describe la vida de Marlon Brando en Kyoto, donde se rueda la película que él protagoniza: Sayonara. Cuenta su vida en Japón en forma de entrevista indirecta y retrata sobre todo la inseguridad y sentimiento de inferioridad que el actor experimenta durante esa etapa.

En la segunda y tercera parte trata la personalidad de Jane Bowles y Cecil Beaton, respectivamente. La primera es una autora estupenda y la segunda una gran fotógrafa. Retrata a ambas de manera muy similar, las describe como almas errantes, independientes y con una vida atípica.

El cuarto personaje del que habla es Elizabeth Taylor. Esta parte la hace a modo de crónica. Relata un momento de la vida de Elizabeth Taylor, la etapa en la que él la conoció. Intenta plasmar su personalidad, sobre todo en los momentos más duros, puesto que cuenta, como testigo, momentos tortuosos de su relación con Richard Burton.

Una adorable criatura. Es así como titula el capítulo que le dedica a Marilyn Monroe. Se nota en esta parte (así como en la dedicada a Tennesse Williams) su maestría, más que ninguna otra. Seguro que el hecho de que ambos fuesen amigos suyos tiene alguna influencia. Aquí nos cuenta, a modo de diálogo casi teatral, el paso de un día con su amiga, comenzado en el entierro de la señora Collier (una amiga común de ambos).

A este último capítulo le sigue el que habla sobre Tennesse Williams, otro gran amigo de Truman Capote. Después de su muerte, el autor decide hacerle una especie de homenaje en forma de relato. A pesar de que sus últimos años fueron muy malos, agravados por la muerte de su pareja y convertidos en una espiral de sexo, alcohol y drogas, Truman prefiere recordarle en sus buenos tiempos.

El último capítulo del libro se titula Obsevations, que fue publicada originalmente en el 1959. Fue una colaboración entre el fotógrafo Richard Avedon y el propio Truman Capote, donde Capote comentaba las fotografías de personajes relevantes que seleccionara el fotógrafo. Por eso en este caso las reseñas son mucho más breves, además las fotografías no están incluidas en esta edición y hacen el texto más pobre. Dicho capítulo comienza con una introducción sobre el propio Avedon y su trabajo. Además explica que las personas que retrata en este libro son: “santos terrenales porque están obsesionados con una dedicación, de la clase que sea”.

Raquel Castro Rodríguez

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s