Retrato del artista adolescente

Autor: James Joyce

Título: Retrato del artista adolescente (A portrait of the Artist as a Young Man)

Lugar y año de edición: Italia 2002

Editorial: El Mundo

El modernista por excelencia James Joyce nos descubre en Retrato del artista adolescente una brillante y perturbadora historia sobre la vida de Stephen Dedalus y todo lo que experimenta en su primer cuarto de siglo. En los capítulos iniciales nos presenta a un Stephen joven, todavía inocente, cuya único problema es lidiar con las pueriles obsesiones de su edad: colegio, amigos, peleas, familia, etc… Algunos de los hechos más relevantes en estos primeros años son su manera de rebelarse ante los abusos físicos de los profesores o el enamorarse de una chica en un vagón de tren. Pero conforme pasan los años su personalidad se vuelve artísticamente compleja o complejamente artística, según se mire. Stephen empieza a desarrollar una sensibilidad especial hacia todo lo que le rodea, un flujo de sentimientos y emociones que no siempre puede canalizar de forma adecuada. Además el ambiente mísero y revolucionario de la Irlanda de principios de siglo XX hace mella en su susceptibilidad.

Es aquí cuando Joyce despliega todo su ingenio literario por el cual es archiconocido para entrar de lleno en el análisis interior del personaje principal. En su adolescencia Stephen observa como su familia pasa de una cómoda posición económica a sufrir apuros de liquidez diariamente. Este es el principal motivo por el que se mudan a Dublín, donde Stephen goza de una mayor libertad para callejear por toda la ciudad. Cuando recibe un premio por su obra (un poema) se gasta rápidamente el dinero en satisfacer sus impulsos carnales. Durante una breve pero intensa época el joven artista se ve envuelto en una espiral de lujuria y sexo, de alcohol y demás excesos a la pronta edad de 16 años. Intenta pervertir a sus demás compañeros llegando a convencer a los más débiles con sus tentadoras palabras. Cuando se da cuenta de que todo el dinero que tenía ha volado, se recluye de nuevo en su propio vacío existencial al no ser capaz de satisfacer sus pasiones y delirios. Antes de una jornada de retiro organizado por su colegio, el sacerdote recite un largo discurso sobre el bien y el mal que le hace reflexionar sobre todos sus pecados cometidos. El pánico se apodera de su cuerpo y su mente se inquieta ante la horrible idea del infierno descrita por el padre. Viéndose incapaz de soportar la carga que lleva encima se dirige a la primera iglesia que encuentra y confiesa todas sus maldades y vilezas al clérigo. Éste, aunque en un principio se asombra al ver a un joven de su edad haber cometido semejantes actos, le absuelve y le promete el cielo eterno. Desde ese momento Stephen ve en la religión una salvación ideal para su vacío existencial. Se autorrecluye en la oración y el culto al espíritu. Cumple una férrea rutina. Ayuna y se auto lesiona. Estos sacrificios impresionan tanto a los rectores del colegio que le ofrecen un puesto como estudiante de sacerdote. Pero en ese momento Stephen vuelve la vista atrás y se percata que jamás podrá borrar los pecados cometidos de su historial. Esta reflexión, junto al hecho de saber que la vida religiosa no le deparará la felicidad que tanto ansía, le llevan a reclinar la oferta y encaminarse hacia la vida universitaria. Ya en la facultad, el último período relatado en el libro, se ve a un Stephen más suelto y ocurrente, con un humor inteligente y punzante. Desarrolla una vida intelectual alrededor de sus compañeros y sus constantes debates de filosofía. Stephen se reencuentra con su amor de niño, pero al descubrir que su ya no tan joven amada flirtea con uno de los curas de la universidad, estalla en celos. A pesar de su furia, no le es posible desenamorarse y se resigna a seguir amándola en secreto. Inspirado a la par que despechado decide ponerse a escribir una novela que culmina con un viaje a París, en el que toma la decisión de desarrollar sus facultades de escritor, superando todas las trabas anteriores que le habían obstaculizado su meta.

A lo largo de las 300 páginas que constituyen el viaje de Stephen Dédalus (un apellido, por cierto, inspirado en la figura de la mitología griega Dédalo, el célebre ingeniero e inventor que diseñó el laberinto para encerrar al Minotauro, elaboró unas alas a partir de plumas, cera y ramas de árbol y asesinó a su aprendiz Perdix por celos profesionales). Si bien es cierto que Joyce se centra fundamentalmente en el vacío existencial del protagonista y cómo intenta suplirlo por medio de la religión, la lujuria y los estudios; también queda tiempo para reflexiones adicionales que no hacen sino más jugosa la historia del joven artista. Por un lado se relata con maestría y sutileza el ambiente revolucionario de Irlanda a principios de siglo XX, con el gran Parrel como símbolo del cambio y las tensiones políticas surgidas a raíz de su pensamiento. También se describe un ambiente marginal de prostitución y bohemia en el que Stephen se ve inmerso en su época de pecador. El arrepentimiento, el perdón, el olvido, la confesión y la soledad se manifiestan con mayor intensidad desde su etapa de reforma espiritual. Joyce no podía desaprovechar esta ocasión para hacer una despiadada crítica a la religión católica, sus instituciones y su falsa pretensión de cubrir la felicidad humana; junto a la pérdida de fe y el cuestionamiento de la figura de Dios. Pero no todo es pesimismo y agonía: el amor está muy presente en la vida de Stephen Dédalus, desde el amor familiar (la madre juega un papel importante aunque él desconozca este hecho hasta el final), al amor hacia los amigos y compañeros hasta el amor más puro que le provoca nervios y arrebatos infantiles. Así, Retrato del artista adolescente se mueve entre dos aguas: la más oscura del alma humana y la más brillante de la libertad artística.

Jorge Liboreiro

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s