Una lección de periodismo

Título: El dardo en la palabra
Autor
: Fernando Lázaro Carreter
Editorial
: Debolsillo
Lugar de edición
: Barcelona
Año de edición
: 2009 (primera edición en 1997)

‹‹He aquí una lección de periodismo que vale por todo un libro de estilo››. Con estas palabras definía Francisco Umbral El dardo en la palabra, una opinión con la que coincido plenamente. Creo que todo periodista y estudiante de periodismo debería echarle un vistazo a este libro para evitar el mal uso de la lengua española que, lamentablemente, observamos a diario en muchos profesionales de los medios de comunicación.

Fernando Lázaro Carreter comenzó a escribir estos artículos en el año 1975 para el vespertino madrileño Informaciones, dirigido por Jesús de la Serna. Tras la desaparición de este periódico y por petición de Luis Mª Ansón, director de la Agencia EFE, Lázaro continuó publicando sus dardos en otros diarios de España y América. Entre 1999 y 2003, el diario El País fue el medio de transmisión de estos dardos.

Pero, ¿qué son los dardos? De esta manera lo explicaba el propio Lázaro Carreter en el primer artículo de esta serie:

‹‹Voy a titular mi sección “El dardo en la palabra”. Saeta semanal para apresar el vocablo y verlo de cerca. Dardo también es mi propia palabra, porque alguna vez podrá indignarse. Procuraré que mis comentarios sean breves: para ser leídos entre parada y parada de metro. Serán poco doctos y evitaré a toda costa que huelan a casticismo de chalina y pañosa, aroma tan frecuente en el tratamiento periodístico de los males del idioma››.

A través de los dardos, Lázaro Carreter critica a los medios de comunicación, sobre todo, por difundir al público ciertos usos erróneos del idioma español, cuando su obligación debería ser la de mostrar un dominio perfecto de dicha lengua.

Muchos de esos errores se producen cuando se emplean términos de origen anglosajón con un significado diferente al que adoptaron en español. Usar la palabra nominar como sinónimo de designar es un ejemplo de ello. En castellano, nominar significa ‘dar nombre a una persona o cosa’. Sin embargo, en inglés to nominate si adquiere el significado de ‘designar a alguien como candidato para una elección o nombramiento’. Así lo entendía Fernando Lázaro Carreter en uno de sus primeros dardos de 1975. Claro que si consultamos el diccionario de la Real Academia Española, observaremos que en la actualidad, la palabra nominar se acepta como sinónimo de designar.

Algo similar ocurre con el término doméstico, que, según la RAE, significa: ‘perteneciente o relativo a la casa u hogar’. En inglés, domestic también se emplea como sinónimo de nacional. De tal manera que en español no se puede decir vuelos domésticos, que es el ejemplo que nos muestra Lázaro Carreter en uno de sus artículos de 1976 referido a esta palabra.

Uno de los sectores del periodismo donde más errores encuentra Lázaro Carreter es el ámbito de los locutores deportivos. ¿Cuántas veces habremos escuchado al comentarista de turno decir: “Falta de Marcelo sobre David Villa”. He aquí un claro ejemplo de un uso erróneo de una preposición. Sobre significa ‘encima de’; lo que el locutor quería decir era “Falta de Marcelo a David Villa”.

Pero las equivocaciones en el uso de las preposiciones no son las únicas que este escritor encuentra en los periodistas deportivos. En uno de los dardos de 1982, critica el mal uso que hacían algunos periodistas del término entrenar. De esta manera lo explica Lázaro Carreter:

‹‹No nos dicen que ‹‹España se entrena en Navacerrada››, sino que entrena en ese lugar. No afirman que ‹‹ayer no se entrenó Quini››, sino que ayer no entrenó. Se ha neutralizado la útil oposición entre entrenarse y entrenar, que permitía distinguir, con perfecta funcionalidad idiomática, la acción que realizar el deportista cuando se adiestra y prepara para competir (entrenarse), y la que ejecuta quien lo adiestra y prepara (entrenar)››.

Una de las cosas que Lázaro Carreter pretendía con estos dardos era que los medios de comunicación se dieran cuenta de estos errores y los corrigieran. Y seguramente algunos periodistas lo han hecho, pero a día de hoy seguimos escuchando y leyendo palabras que nos chirrían.

Sin ir más lejos, el pasado martes, durante la retransmisión del partido de la Champions League entre el Chelsea y el Valencia, pudimos oír al comentarista- Sergio Sauca- decir la siguiente frase: “Pablo Hernández intentará percutir por la banda derecha”. Según la RAE, percutir significa ‘dar golpes repetidos; golpear’. Una de las dificultades de las retransmisiones en directo es que no tienes tiempo para pensar detenidamente en lo que quieres decir, pero creo, casi con total seguridad, que Sergio Sauca buscaba otra palabra.

Andrea Fernandez

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s