Viaje escarlata de amor y sangre

Título: La Bestia Humana

Autor: Emile Zola

Editorial: Capitan Swing

Año de publicación: 1890

Emile Zola escogió caminar paralelo a un sendero distinto. Condicionado por la situación social de la época, el escritor francés dedicaría su prosa a “los otros”. Sus relatos novelísticos propugnan una “literatura de la verdad” en la que nada se esconde. Este autor despliega su pluma y su lástima sobre todos aquellos que viven cercanos pero que no han sido tocados anteriormente por el talento de algún gran escritor y de esta manera da pie a una nueva etapa en la literatura francesa.

La Revolución Industrial y el Capitalismo llevaron a cabo una transformación en la sociedad de la época. En la base de la pirámide social surgiría una nueva clase proletaria sometida a las necesidades de producción. El proletariado se vería desprotegido ante el poder de la burguesía y se adaptaría a unas nuevas condiciones de desarraigo y de miseria.

El subjetivismo e individualismo; la importancia de los sentimientos; la imaginación y la fantasía y el instinto frente a la razón son características que tuvieron su culminación en la época romántica, sin embargo, el nuevo contexto social abriría una nueva etapa en la literatura francesa, que se vería condicionada en parte por el surgimiento del nuevo colectivo de clase baja.

El Naturalismo surge como derivación del Realismo, que tenía como objetivo explicar los comportamientos del ser humano. Emile Zola sería el padre del Naturalismo francés. Él fue quien instauró las bases de esta nueva corriente literaria. Según Zola las bases teóricas de la novela naturalista se resumen en el “estudio del temperamento y las modificaciones profundas del organismo bajo la presión del medio y las circunstancias”.

Antitético al espiritualismo y al optimismo ideológico de la cultura romántica, en el naturalismo se presenta una sociedad entendida como un mecanismo de atropello y de embrutecimiento del individuo.

El novelista del Naturalismo pretende interpretar la vida mediante la descripción del entorno social y descubrir las leyes que someten a la conducta humana. Los escritores naturalistas presentaban a sus personajes en situaciones extremas de pobreza y marginación y les gustaba describir los ambientes más bajos y sórdidos con el fin de poner al descubierto las lacras de la sociedad. La descripción de estos ambientes interesaba en la medida que permitía observar cómo influye un medio hostil sobre la forma de ser de los personajes y cuáles son la reacciones del ser humano en condiciones de vida adversas. Así mismo La Bestia Humana  nos presenta una historia escarlata, de amor y sangre. El entramado principal de la novela surge en el trayecto nocturno de un tren que hace la ruta entre París y El Harve. Emile Zola se apoya en la oscuridad de la noche bañada por la luz de la luna y en un tren, fruto de la Revolución Industrial, muy presente aún en la época.

Se nos narra la historia de un crimen llevado a cabo por Roubaud y Séverine, juntos cometen un asesinato en un coche de primera clase que viaja dentro del tren. Jacques Lantier, personaje principal de la novela será testigo de sus actos y desde este momento los tres entablarán una amistad peligrosa hilada por los lazos del secreto que traerá consigo la descomposición del matrimonio de los asesinos y una relación pasional entre Séverine y el testigo.

Lantier es un joven ferroviario aparentemente tranquilo, no obstante, una pulsión de muerte late en él con fuerza. Descendiente de los Macquart, Lantier debe enfrentarse a la locura que, como una tara congénita, recorre las ramas del árbol familiar.

Con el transcurrir de la trama, el escritor francés, nos muestra la descomposición psicológica de los tres personajes principales. La del matrimonio Roubaud  resultará consecuencia de un crimen, un precio a pagar por atentar contra las normas que la sociedad impone, sin embargo, la descomposición de Jacques Lantier, que evoluciona de manera lenta a lo largo de la historia, no tiene su origen en ningún acto atroz, simplemente es una herencia de la que el joven no podrá escapar. En este caso Zola nos muestra una de las características principales del naturalismo, la herencia genética, que se presenta más fuerte que la moral sobre el ser humano, el determinismo genético acaba por arrollar las normas sociales y morales en las que el ser humano vive inmerso desde su nacimiento y el crimen que acaba por corroer a quien lo comete, de modo que el castigo llega siempre, aunque no sea por el cauce de la justicia humana.

La literatura de Emile Zola tuvo una gran repercusión en la sociedad de la época, fue un autor muy criticado, acusado con frecuencia de obscenidad y exageración. La voluntad de apartar la literatura del romanticismo y de secundar una nueva base en la prosa, en la que el ser humano se rinde ante sus instintos y se muestra débil, ante la herencia genética que fluye por sus venas, lo convirtió en objecto de crítica durante su vida y en padre del Naturalismo francés en su muerte.

Matilde Vázquez Peón

 

 

 

 

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s