Autor: Ryszard Kapuscinski
Título: Un día más con vida
Lugar de edición: Barcelona
Ano de edición: 2003
Editorial: Anagrama

“El siguiente prisionero parece tener doce años. Dice tener dieciséis. El sí sabe que es una vergüenza luchar en las filas del FNLA, pero a él le dijeron que si iba al frente, luego lo mandarían a la escuela. Y él quiere terminar la escuela porque quiere pintar. Si le dan papel y lápiz, dibujará algo enseguida. Puede hacer un retrato. Si tuviera colores aquí, pintaría un cuadro. También sabe esculpir, le gustaría enseñar sus esculturas, que se han quedado en Carmona. Pone en ello toda su vida, y le gustaría estudiar, y le dijeron que estudiaría si primero iba al frente. Él sabe que la cosa es así, que para poder pintar, primero tiene que matar, pero él no ha matado a nadie.”

Kapuscinski nos muestra el dolor de la guerra, generaciones perdidas, habla de niños, de niños en el frente que no saben cómo disparar. Habla de una nación atacada por distintos frentes, de un país destruido y una población desplazada. Es su pasión por comunicar, por hacer llegar la verdad de lo que está sucediendo, por transmitir el sufrimiento de la gente, su cultura, lo que hace que su forma de relatar en “Un día más con vida” te engancha de manera abrumadora. La cercanía se convierte en característica fundamental de este libro, haciendo que los lectores experimentemos lo que siente el periodista cuando se encuentra al límite de sus fuerzas y cuando consciente de la amenaza de muerte que se cierne sobre los personajes de esta obra, incluido el propio autor.

Se adentra en las zonas de mayor conflicto, en busca de la noticia, sin importarle nada más que transmitir la información y confirmando así, que para conocer la verdad, es necesario involucrarse en la realidad que se quiere contar.

Esta es la historia de un periodista y de las personas que le rodearon en su camino por Angola, cuando se instala allí a la espera de una Guerra Civil  y observa cómo van abandonando el país médicos, bomberos, basureros y policías, mientras el  “sólo sabía que deseaba permanecer allí hasta el final”. Kapuscinski toma la decisión de continuar hasta el final quedando expuesto al miedo y a la muerte, aunque el deseo de verlo todo con sus propios ojos para luego contar la verdad de lo vivido, lleve implícito vivir con la fe de permanecer un día más con vida.

María Urrea López

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s