El polifacético Walsh

Autor: Rodolfo Walsh
Título: El violento oficio de escribir
Año de edición: 2007
Editorial: 451 Editores

 “El violento oficio de escribir”, de Rodolfo Walsh, recoge las notas de prensa que fue realizando a lo largo de su vida. Las experiencias y tareas desarrolladas por este “agitador de la palabra” moldean los artículos que varían tanto temáticamente como estructuralemente a lo largo de la obra. El libro comienza y termina con la historia que narra el fin de su vida y de cómo hasta el final revolucionó la historia argentina.

Los temas tratados por Walsh en esta selección de notas de prensa es muy variada, y en muchas ocasiones los temas más genéricos se vuelven de lo más concreto.
Walsh es un gran amigo de la ironía, y mediante ella en muchas ocasiones produce un efecto en nosotros, los lectores, que no garantiza que la línea divisoria entre la ficción y la realidad este bien definida.

Emplea determinados recursos en algunas historias, jugando con el interés del lector que hace que aumente en muchas ocasiones. La clave que utiliza es que en el momento en el que se va a producir un hecho importante, en el momento del clímax, distrae la atención del lector con detalles insignificantes y transcurrido un tiempo lleva a cabo la resolución del tema que había dejado pendiente con anterioridad, lo que produce la atención del lector hasta ese momento.

Cabe destacar el gran trabajo documental, por parte de Walsh, de la totalidad de las notas de prensa recogidas en “El violento oficio de escribir”, todas ellas repletas de datos y descripciones realmente destacables.

La casi inexistente objetividad de sus obras, que logra que las notas de Walsh prevalezcan con su propia marca identificativa, provoca que unos textos nos interesen más que otros, no hablamos de objetividad pura, sino que hacemos referencia e ella en cuanto al modo de contar las cosas, se nota cuando un tema le interesa en mayor o en menor proporción al autor.

Un aspecto negativo del libro es que algunas notas se cierran mucho en la historia argentina, de la que mucha gente tiene un conocimiento tan básico que produce que se quede atrapada en la incomprensión de las notas. Este aspecto negativo sorprende en ocasiones, la visión histórica que tenemos nosotros dista mucho de la del autor, el caso que más me ha sorprendido fue el de cómo ensalza la figura de Fidel Castro y la visión de él que hay por ejemplo en España.

Y aquí concluyo esta especie de análisis de “El violento oficio de escribir”.

Cristina Panero Louzán

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s