NUESTRA PRESENCIA: UN ELEMENTO INDISPENSABLE DE LA BUENA COMUNICACIÓN

   TÍTULO: LA OTRA COMUNICACIÓN. COMUNICACIÓN NO VERBAL

    AUTOR: ANDRÉS MÍNGUEZ VELA

    EDITORIAL: ESIC

    AÑO DE EDICIÓN: 1999

    LUGAR DE EDICIÓN: MADRID

Según Andrés Mínguez Vela, la  correcta utilización del lenguaje corporal puede resultar decisiva en la comprensión de un mensaje. El control dinámico de la imagen es una herramienta que permite desenvolvernos con mayor seguridad en una conversación. En este sentido, la primera sensación que obtenemos de una persona suele ser crucial. Llegamos a marcar una pauta a seguir con ella, incluso nuestra futura relación o cercanía. Diversas investigaciones apuntan que una vez formada la opinión sobre alguien en concreto, nuestra  percepción de la persona se resiste a cualquier cambio. A menudo nos resulta complicado deshacer la primera impresión. Por este motivo, el carácter y tono del primer encuentro suele ser el decisivo y marcar el curso de los acontecimientos.

Mientras Andrés Mínguez aclara que “la simpatía o antipatía que obtenemos en nuestros semejantes es subjetiva”, Ramón y Cajal decía que “la cara siempre es una careta”. En consonancia, la simpatía resulta, a menudo, un prejuicio sentimental impuesto por nosotros mismos, basado en la idea de que la cara es el espejo del alma. Sin duda, la gestión correcta y amable de nuestra imagen es una ayuda para conseguir los retos impuestos. El hecho de venderse bien, en ocasiones, resulta un plus llegándose a valorar mejor que un abundante currículo.

El decimosexto presidente de los Estados Unidos, Abraham Lincoln, dijo lo siguiente: “La cara nos la ha dado Dios, pero la boca nos la hacemos nosotros”. En consonancia, los periodistas deben dominar la expresión facial. La boca es una de las partes del cuerpo que mayor información proporciona acerca del estado anímico de su persona. Según el autor de esta obra, las sonrisas juegan un papel decisivo en la confianza que una persona le difiere a la cámara: con unos pensamientos negativos, acompañaremos una boca melancólica -comisuras hacia abajo-, y con actitud optimista, esos extremos de la boca tornarán hacia arriba. Estos dos supuestos movimientos son muy dados en los actuales profesionales de los medios de comunicación. Su fama y prestigio resultan directamente relacionados con su afabilidad y profesionalismo facial, entre otros.

La apariencia influye en la credibilidad porque la información que transmitimos en nuestro aspecto es muy abundante. También influye sobre la percepción que causamos en el prójimo, llegando a determinar ciertas actitudes. Alguna de las recomendaciones acertadas que nos propone Andrés Mínguez, sería vestirse según lo que el interlocutor espera de nosotros y, sobre todas las cosas, estar seguros de nuestro aspecto. El hecho de sentirnos a gusto con nosotros mismos favorece nuestra puesta en escena, propaga mayores ademanes positivos y evoca una sensación más enfática en el público. Asimismo, debemos cuidar nuestros gestos. La adecuación de los mismos al contexto puede librarnos de ciertos dolores de cabeza. El tono moderado y nuestra propia caracterización amable, favorecerá el entendimiento del mensaje y, en consecuencia, predispone a su interpretación.

El deseo de recibir admiración y ser respetados por el prójimo es natural. La problemática radica en cómo conseguir el carisma necesario para lograrlo e impactar de forma positiva en la gente. En realidad, la respuesta radica en nosotros. Debemos ser auténticos y no languidecer nuestro parecer o carácter bajo una careta. La seguridad en las relaciones es muy importante. La confianza en nosotros es la base del contacto social. El aprecio de los demás es directamente proporcional al juicio que hagamos de nosotros mismos. En función del resultado, nuestra presencia denotará las características de nuestra percepción intrínseca. Como la autoestima juega malas pasadas, tenemos que saber como acrecentarla en aras de mejorar nuestras vivencias.

NÉSTOR AMORÍN

Advertisements

1 comentario

Arquivado en Uncategorized

Unha resposta a “NUESTRA PRESENCIA: UN ELEMENTO INDISPENSABLE DE LA BUENA COMUNICACIÓN

  1. Buenas tardes, Néstor.

    Muchas gracias por tus comentarios sobre mi libro.

    Saludos desde Valencia.

    Andrés Mínguez..

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s