La chispa que puede encender una hoguera

Título: La hoguera de las vanidades

Autor: Tom Wolfe

Editorial: Anagrama

Lugar y año de publicación: Barcelona, 1988

Sherman McCoy lo tiene todo, lleva una vida de lujo y glamour, es número uno de Pierce&Pierce, la empresa donde trabaja, y vive en el apartamento perfecto con su familia perfecta. Es como Wolfe lo denomina un Amo del universo.

Todo parecía inquebrantable en la vida de este joven millonario de Wall Street hasta que tras recoger a su amante María en el aeropuerto, Sherman se pierde con su Mercedes en el Bronx. Allí se encuentran a dos chicos y temiendo ser víctimas de un atraco y totalmente invadidos por los nervios no saben cómo enfrentarse a la situación. Sherman decide bajar del coche y tirarle un neumático a uno de ellos, mientras María pierde la calma, se coloca en el asiento del conductor, grita a Sherman para que suba y al arrancar atropella involuntariamente a uno de los chicos.

Pasan los días y la preocupación de Sherman, temiendo que el incidente salga a la luz, se incrementa a pasos agigantados. Paralelamente, un reverendo del Bronx, el reverendo Bacon, recibe la visita de una mujer llamanda Annie Lamb; su hijo de 15 años se encuentra en el hospital en estado de coma, tras haber sido atropellado por un Mercedes de lujo, el Mercedes de Sherman. Es en ese momento cuando Bacon inicia una campaña para pedir justicia por el joven Henry Lamb y comienza a poner contra las cuerdas al Fiscal Abe Weiss y al fiscal del caso Larry Kramer, acusándolos de olvidarse del caso por el mero hecho de que Henry sea un chico negro.

El periodista británico Peter Fallow cree ver la posible repercusión del caso y con la ayuda de su amigo Albert Vogel publica en exclusiva la información del caso. Es ahora cuando Weiss y Kramer se ven obligados a prestar toda su atención al caso y cuando Sherman comienza a darse cuenta de que su castillo de naipes está punto de derrumbarse. Se forma así una repercusión mediática fuera de lo normal para un caso como este, organizándose manifestaciones por todo el Bronx y presionando para que se encuentre al culpable. Así pues, Kramer y los inspectores Gooldberg y Martin inician la identificación de todos los coches que responden a las características que recordaba Henry Lamb. Cuando llegan al domicilio de Sherman este se muestra nervioso y no deja que los inspectores vean el coche, por lo que Martin y Gooldberg comienzan a sospechar que Sherman fue el culpable. En ese momento Sherman decide ponerse en contacto con un abogado, el pintoresco Thomas Killian.

Empiezan en este momento días de preocupación para Sherman hasta que le comunican que van a detenerlo después de que el chico que acompañaba a Henry Lamb en el momento del accidente lo reconociera en una foto. Las manifestaciones de los vecinos del Bronx en estos días no cesan e incluso tiene lugar una concentración en Park Avenue, enfrente del edificio de Sherman después de que este haya sido puesto en libertad bajo fianza a la espera de juicio. Sherman trata de contar con la ayuda de María, pero ella no se muestra por la labor, hasta que un día Sherman encuentra una cinta en la que María y el comentaban el accidente horas después de lo ocurrido, por lo que Sherman queda en libertad. Al final del libro Sherman vive alejado de todo el lujo que antes le rodeaba y se hace un epílogo a modo de artículo en el que se dice que Peter Fallow había sido ganador del Premio Pullitzer por los reportajes del caso Lamb.

La hoguera de las vanidades es un retrato perfecto del Nueva York de la época y de la sociedad estadounidense, mostrando distintas situaciones personales como la de un reverendo en busca de la fama, un periodista en caída libre que consigue recuperar su carrera o un abogado judío que siente que su vida es ridícula. Pero lo más brillante es quizás el retrato de alta sociedad, donde detrás de todo el lujo y apariencia se encuentran personas solitarias e infelices.

Uxía Prieto

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s