La secuela de El Examen

Autor: Julio Cortázar
Título: Diario de Andrés Fava
Lugar de edición: Buenos Aires
Año de edición: 1995
Editorial: Alfaguara

En esta novela, Cortázar nos muestra de manera más menuda a Andrés Fava, uno de los personajes de El Examen. En un principio, esta novela estaba incluida en dicha obra pero más tarde, el autor reparó en que sería mejor excluirla porque consideraba que este ya era un texto perfectamente independiente y acabado para ser publicado en solitario. Este libro no hace claras referencias a su obra “madre” hasta pocas páginas antes del final, pero si que recrea ambientes y escenarios que nos hacen pensar en la novela inicial. Diario de Andrés Fava puede resumirse como la obra más personal del escritor hispanoamericano, siendo un conjunto de cuestiones éticas, estéticas y literarias que preocuparon a Cortázar durante su vida.
Son tres las cuestiones que destacan esta novela. Por una parte, está cargada de elementos autobiográficos del propio Julio Cortázar. Durante el libro, se hacen repetidas alusiones a Mendoza, provincia argentina en la que Cortázar vivió durante algunos años o a su época como profesor en las ciudades de Bolívar y Chivilcoy. La referencia más clara a la infancia de Julio Cortázar se produce cuando Andrés Fava nos habla en su diario de su infancia; claramente se ve una relación con la del autor: las medicinas, las faltas a la escuela, su pequeño reino construido por su riquísima imaginación, los libros y sobre todo, sus continuas referencias a los remedios para la bronquitis y el Asma. Por otra parte, otro punto que condiciona la novela son sus continúas referencias culturales que exigen un cierto nivel por parte del lector, como al escritor alemán Hermann Hesse para referirse a su obra Demian (Historia de la juventud de Emil Sinclair), a Carl Jung, conceptos filosóficos como el demiurgo, tesis desarrolladas por Sigmund Freud… que puede que no conecte con todos los públicos y que solo consiga el famoso feedback con un sector de lectores muy definido. Finalmente, durante el libro también se trata lo que supone para Andrés que como decíamos, tiene cierto paralelismo biográfico con Cortázar, el lenguaje y la importancia de las palabras. Durante la obra, hay sucesivos cambios de idiomas, sobretodo a francés e inglés, así como citas célebres de personajes reconocidos en la lengua original de sus autores.
Sin duda, un libro interesante que merece la pena leer junto con El Examen para así completar la trama ya que ambas obras fueron escritas en 1950 aunque vieron la luz varios años después de la muerte del escritor, por petición del propio Julio Cortázar.

Patricia Domínguez Rodríguez

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s