No hay suficientes periodistas para tanto trabajo

Título: ¡Basta de mentiras! El periodismo de investigación está cambiando el mundo.

Autor: John Pilger

Lugar de edición: Barcelona

Ano de edición: 2007

Editorial: RBA Libros

Como bien hemos aprendido en las aulas estos años, la labor del periodista consiste en ser un espejo de la realidad, en transmitir lo que está pasando. Hay quienes llevan a cabo esta rutina de una manera más externa a su vida personal, y hay quienes se implican completamente en ello. Esta última es la opción que han decidido tomar los veintidós autores que firman los diferentes artículos de este libro, recopilados por John Pilger y que nos llevan desde un campo de concentración alemán en 1945 hasta la Segunda Batalla de Faluya en el 2004, tras la invasión de Irak.

Con esto llegamos a lo que realmente es noticia, y que lo seguirá siendo con el paso del tiempo. Estamos ante una información de gran interés social, una información que no habla tan solo de hechos, sino que también tiene unos protagonistas. Personas que se ven afectadas por esta realidad mientras el resto del mundo no se da cuenta de ello. Esto me recuerda a una de las frases que más me han llamado la atención de la crónica de Martha Gellhorn, presente en un fragmento en el que refleja una de las conversaciones que ha mantenido con los médicos del campo de concentración de Dachau. La conversación dice así:

–  ¿A quién elegían para este experimento? – pregunté.

–   A cualquier prisionero – replicó-, siempre y cuando estuviera sano. Seleccionaban a los más fuertes. La mortalidad era del cien por cien, claro.

–  Muy interesante, ¿no les parece? –dijo el otro médico polaco.

No nos mirábamos. No sé como explicarlo, pero aparte de la rabia terrible, sientes vergüenza. Sientes vergüenza de la humanidad.

De acuerdo con Martha, y una vez comprobado tras la lectura de “Basta de Mentiras”, no entiendo porqué la gente se empeña en decir que los periodistas tienen dificultades para encontrar trabajo. Los seres humanos nos proporcionan material suficiente para trabajar, con sus conflictos, sus injusticias, sus ilegalidades y sus egoísmos. Incluso me atrevería a decir que la sociedad nos ha sobrecargado de trabajo. Lo que no sé todavía es qué es más duro: ver que en la realidad suceden este tipo de cosas o darnos cuenta de que vivimos sin conocer la mayor parte de ellas.

 

Arantxa Álvarez Bao

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s