¿Quién demonios ha ganado los mundiales?

Título: La canción del Verdugo

Autor: Norman Mailer

Editorial: Anagrama

Año de edición: 1995

Lugar de edición: Barcelona

“- ¿No tiene ningún comentario que hacer?

– Si acaso, una pregunta – replicó Gary.

– ¿Qué pregunta es ésa?

– ¿Quién demonios ha ganado los mundiales?”

Esta es la primera declaración que hizo Gary Gilmore (protagonista de” La Canción del Verdugo”) a una periodista tras conocer su sentencia de muerte. Esta reacción y su aparente despreocupación ante el veredicto reflejan la peculiar personalidad de Gary, que Norman Mailer recoge muy bien en el libro, por el que ganó el premio Pulitzer en 1980.

La historia comienza cuando Gary es puesto en libertad condicional e intenta empezar una nueva vida gracias, en gran parte, a su prima Brenda Nicol que le ayuda a encontrar trabajo y un lugar donde vivir. Pero tras los primeros días la adaptación de Gary a la sociedad comienza a ser cada vez más difícil, tanto en el trabajo como con las mujeres, así como en las distintas tiendas en las que empieza a robar.

El protagonista de “La canción del Verdugo” conoce entonces a Nicole de 19 años, divorciada en tres ocasiones y madre de dos hijos. Ambos se enamoran y comienzan una relación, estable durante un tiempo hasta que los problemas con la bebida de Gary y su carácter temperamental comienzan a interferir entre los dos. Nicole es en gran parte la culpable de los mejores y peores momentos del ex presidiario. A raíz de una de sus grandes peleas ella le pide que pasen un tiempo separados y es durante ese distanciamiento cuando Gary comete dos asesinatos, que conllevarán su regreso a la cárcel y su posterior condena a muerte. Pero también es a través de sus cartas a Nicole donde descubrimos a un hombre más dulce e inteligente.

Norman Mailer nos introduce en todo este proceso así como en la vida fuera de prisión de su protagonista, gracias a numerosas entrevistas y a una exhausta investigación sobre el caso. Nos da a conocer, por ejemplo, la opinión de la madre de Gary, que afirma que desde pequeño él tenía una pesadilla recurrente en la que moría decapitado; Gary siempre vivió con ese miedo. El caso se hizo famoso en todo el país y fuera de este debido a una serie de factores: la frialdad con la que Gary llevó a cabo los asesinatos; fue el primer caso de condena a pena de muerte en el Estado de Utah tras la suspensión establecida cuatro años antes, en 1972; Gary escogió como forma de ejecución el fusilamiento; y, sobre todo, por ser los abogados de Gary los que apelaron la sentencia en contra de su voluntad. Gary quería morir ya.

A partir de ese momento comienza un debate en los medios que Mailer refleja en su libro y en el que Gary argumenta su derecho a morir con dignidad, sin tener que esperar en prisión durante meses o incluso años, la resolución de un recurso tras otro.

Posteriormente es su madre la que intenta aplazar la ejecución por vía judicial, lo que exaspera a Gary, cansado de estar encerrado.  El preso intenta suicidarse en dos ocasiones, sin éxito; en una de ellas poniéndose de acuerdo con Nicole, que acaba en un centro psiquiátrico por ello. Gary inicia una huelga de hambre como protesta porque no les dejan verse y continúa escribiéndole.

Finalmente Gary Gilmore es ejecutado por un pelotón de fusilamiento el 17 de enero de 1977.

                                                                                                          Águeda Rodríguez – Volta Corrochano.

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s