Santiago Carrillo: “Sentí la novela como una auténtica puñalada”

ImageAutor: Manuel Vázquez Montalbán

Título: Asesinato en el Comité Central

Lugar de edición: Madrid

Año de edición: 2009

Editorial: Público – Sabadell Atlántico

 

La novela de Manuel Vázquez Montalbán está protagonizada por Pepe Carvalho,  detective de profesión, gallego pero afincado en Cataluña. La obra está ambientada en la Transición española y comienza cuando el Partido Comunista de España iba a realizar un Comité Central con todos los miembros. Fernando Garrido, Presidente del PCE, estaba sentado en la mesa principal dispuesto a comenzar su discurso cuando de repente, las luces del auditorio se apagan. Apenas varios segundos después, ya con la luz encendida, el público se alarma al encontrar a Garrido yacente sin vida sobre la mesa. Los compañeros de partido deciden iniciar una investigación paralela a la del Gobierno, dirigida por Fonseca, y contratan a Pepe Carvalho, que llega desde Barcelona. El detective ex comunista es el candidato idóneo para descubrir quién o quiénes son los culpables de tal macabro asesinato.

Los principales sospechosos son los compañeros de partido que estaban en el Comité ese día y a esa hora. Así, comienza la extensa investigación y análisis exhaustivo de los candidatos. Carvalho considera sospechosos a los dieciocho militantes que estaban situados en las tres primeras filas.

Mientras comienza el análisis, el detective acompañado de Carmela, militante del partido y taxista improvisada, realiza una visita a un viejo compañero de la CIA. El detective recibe amenazas de mano de un grupo soviético dispuestos a realizarle cualquier tipo de vejación para conocer los avances de la investigación.

Pepe Carvalho, en su indagación pregunta a los miembros del PCE por qué militan y responden casi todos lo mismo: “sigo confiando en el partido como la vanguardia política de la clase obrera, como la clase ascendente que da un sentido a la historia”. Algo falla, y hace que Carvalho descubra al asesino: Félix Esparza Julve.

En el siguiente Comité Central, todos los miembros se alzan y rodean al sospechoso gritando unánimemente: “Se nota, se siente, Garrido está presente”. El susodicho, lentamente se va hacia el exterior donde le pegan un tiro los miembros de la CIA.

Para reflexionar, y en referencia a la novela, Santiago Carrillo afirmó que ni siquiera la terminó de leer. No le gusta el personaje del detective y sintió el asesinato de Fernando Garrido como propio. “Sentí la novela como una auténtica puñalada. La que recibió Fernando Garrido iba políticamente dirigida contra mí”.

Andrea García Mansilla

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s