El cómic no es un género adolescente

ImageTítulo: El fotógrafo- edición integral

Fotografía y narración: Didier Lefèvre

Texto y dibujo: Emmanuel Guibert

Maquetación y color: Frédéric Lemercier

Ediotorial: Ediciones Sins Entido

Lugar y fecha de edición: Madrid, 2011

 

 

 

 

El fotógrafo es una obra periodística, pero no a la antigua usanza, si no que es una obra en formato cómic en la que se van entrelazando los dibujos de Emmanuel Guibert con las fotografías de Didier Lefèvre, un hombre que en 1986, durante la guerra de Afganistán, se fue a ese país a cubrir con su cámara una de las caravanas de Médicos sin Fronteras con la que realizó un largo viaje desde Pakistán.

 

 Aunque se trata de una obra autobiográfica, la historia es un retrato, hecho a través de la cámara, de la situación de Afganistán durante la ocupación soviética y también del trabajo humanitario que organizaciones como Médicos Sin Fronteras realizaron en el país. Y lo hace con un tono informativo, sin caer en el sentimentalismo, todo ello a través de un texto sobrio, dibujos y algunas de las 4.000 fotografías que Lefèvre realizó en su viaje que, pese a su valor periodístico y documental no vieron la luz hasta trece años después de su captura (solo se publicaron seis de ellas en el diario “Liberation”).

 

Lefèvre podría haberse centrado en sí mismo, en como estuvo al borde de la muerte tras perderse durante el viaje de regreso a Pakistán (solo le dedica 10 de las 263 páginas), en como lo secuestraron o como este viaje cambió su vida, pero no lo hace. Centra sus imágenes en mostrar la vida cotidiana en un país asolado por la guerra y en como un equipo de médicos ayuda a su reconstrucción, a la vez que nos da una visión diferente del pueblo musulmán, muchas veces desvirtuado en los medios occidentales, en la que se muestra su lado humano y no solo sus facciones armadas.

 

“Te contaré una anécdota para que entiendas la generosidad de esta gente. Todos los días nos traían el pan. El pan era más asqueroso cada día que pasaba. Y al final era más tierra que pan. Un día, demostrando una gran falta de tacto, le dijimos al panadero que ya no queríamos más pan y que ese lo íbamos a tirar. Él, un poco avergonzado nos pidió que no lo tiráramos y se lo devolvieramos. Por la tarde, nos enteramos de que los habitantes del pueblo llevan un mes sin comer pan. Todas las familias rascaban en le fondo de sus artesas para recuperar la poca harina que les quedaba para que Sylvie y yo siguiéramos teniendo pan”

 

Además, es también un manual de fotografía:

 

 

Que técnicamente sepas hacer fotos no quiere decir que hagas buenas fotos. Hay que dejarse el alma para conseguir buenas fotos”

 

“Una mejora en las fotos procede necesariamente de una mejora en tu trato con la gente”

 

Image 

Una lectura imprescindible para todo el que quiera acercarse un poco más al mundo del cómic y descubrir que no es un género de superhéroes para adolescentes, si no que, en libros como este, salen héroes de verdad, personas que dedican su vida a trabajar para otros, como médicos o como auténticos periodistas.

 

 

 

 

María José Fontal Mato

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s