El final lo escribe cada uno

Título: Con ánimo de ofender

Autor: Arturo Pérez Reverte

Año de edición: 2001

Lugar de edición: Madrid

Editorial: Alfaguara

 

Fue cuando me encontraba en un momento bajo que el destino me impulsó a seguir leyendo a Reverte. Me tocaba leer otro artículo. Su título no decía mucho, pero la verdad que encendió mi curiosidad: Oye, chaval.
Muy “tierna” la historia que hay detrás del artículo y muy profundo su mensaje. Por obstáculos que se nos plantean en nuestro camino, sentimos lo débiles que somos y  percibimos lo fácil que es caernos pero también gracias a ellos, apreciamos y valoramos las palabras de quién nos las brinda.
Nunca está de más que alguien te haga pensar en los motivos que te llevan a estar donde estás, que te recuerde por qué eres como eres y por qué merece la pena seguir intentándolo. Y aunque estamos hartos de escuchar la típica frase de “el tiempo pone a cada uno en su lugar”, debemos seguir confiando en ella. Al menos, para tomarla como motivación y no perdernos los pequeños placeres de la vida que, como dicen, no disfrutamos por buscar la gran felicidad.

 

Leticia Rio Dovao

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s