Una sociedad mecanizada

Autor: Aldous Huxley

Título: Un mundo feliz

Lugar de edición: Barcelona

Año de edición: 2009

Editorial: Debolsillo

Bajo el título de “Un mundo feliz”, Aldous Huxley nos describe un mundo distópico, en el cual la gente vive bajo un control extremo desde antes incluso de su nacimiento. Mediante procesos de fecundación “in vitro”, la población mundial se mantiene en un número fijo, evitando así que haya un defecto de recursos. Pero no sólo eso, también se modifican los embriones determinando su casta social, aspecto físico e incluso se condicionan de tal manera que disfrute la labor que se le asignará en un futuro, también controlada desde antes de su nacimiento.

Los primeros pasos en la civilización de estos nuevos individuos se caracterizan por una educación en la cual son condicionados de diversas maneras, mediante métodos de “premio-castigo”, o el uso de la llamada “hipnopedia”, que consistía en una repetición de leyes o conductas de comportamieto a seguir mientras duermen. Otra parte importante de la educación era la sexual, clave en una sociedad en la que el placer es uno de los elementos claves para controlar a la población. Desde pequeños son animados a realizar juegos sexuales entre ellos, con el objetivo de que en un futuro vean el acto sexual como un juego más, carente de significado. Toda relación no esporádica entre dos personas, es objeto de sospecha. Muchas mujeres son hermafroditas, y a las que no, se les proporcionan métodos anticonceptivos reglamentarios para evitar la concepción. Se les educa también para vivir en comunidad; la soledad era una conducta considerada heterodoxa y estaba mal vista. Palabras como “madre” o “nacimiento” eran consideradas obscenas. Y se les suministraba a todos una droga, el “soma”, que consumían con frecuencia por el sentimiento de felicidad que esta provocaba.

Estos serían unos pocos ejemplos del control al que estaban sometidos y lo verdaderamente aterrador de todo es que la gente era feliz. Cualquiera que lea hoy en día esta novela, es probable que quede horrorizado ante la enorme falta de libertad que existe en este “mundo feliz”. A mí personalmente, lo que más me horrorizó fue pensar fríamente en esta supuesta sociedad moderna y darse cuenta de que eran verdaderamente felices. Es cierto, a costa de la libertad, de la cultura, de la filosofía… Pero en este mundo distópico, nadie conoce estos conceptos, por lo tanto su falta en ningún momento implica “infelicidad”. Hay algunas excepciones en la novela, como los propios protagonistas, que por su heterodoxia son considerados un peligro para la sociedad y acaban siendo desterrados.

Existen más novelas que describen mundos distópicos, por ejemplo, una novela muy recomendable sería 1984 de George Orwell, que contrasta claramente con ésta. El que me parece el punto más importante a destacar es el mecanismo de control fundamental descritos en ambos mundos, mientras en Un mundo feliz es el placer, en 1984 es fundamental el miedo.

Para terminar, quería destacar una cita del libro. Pertenece al momento en que un protagonista del libro, John, defiende que es preferible la infelicidad que aquella felicidad “plena” de la que disfrutaba aquella sociedad. Cabe destacar que este es un personaje que nunca se crió en la sociedad civilizada, se crió en una reserva de “salvajes” alejado de la civilización, por lo tanto, no es una persona que naciese bajo el brutal control que ejercían sobre los “civilizados”. Al llegar a la civilización, se escandaliza ante todo lo que ve en ella.

La felicidad real siempre aparece escuálida por comparación con las compensaciones que ofrece la desdicha. Y. naturalmente, la estabilidad no es, ni con mucho, tan espectacular como la inestabilidad. Estar satisfecho de todo no posee el encanto que supone mantener una lucha justa contra la infelicidad, ni el pintorequismo del combate contra la tentación o contra una pasión fatal o una duda. La felicidad nunca tiene grandeza

Astrid Seijas

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s