De otros lados

 Título: Rayuela

Autor: Julio Cortázar

Año: 1963

Editorial: Editorial Sudamericana

 

Tuve hace años un profesor en la universidad que me retó a descubrir cuál es la mejor novela hispanoamericana del siglo XX.  Restringió mi decisión, como hacía de costumbre,  a dos obras: Cien años de soledad o Rayuela.

3 meses me llevó decidirme. Todavía mantengo la respuesta. Nunca había leído un libro del que pudiera decir que me gustan hasta los pies de página, cada palabra, cada matiz que introduce Cortázar, cada personaje y cada calle por la que pasan. Gracias a él vuelvo a ver todas las calles de París por las que pasea Horacio, y tomo café de nuevo en la Rue de Rivolli, y me empapo del amor que transmiten los franceses, y puedo observar la ciudad de las luces cuando me siento en  la orilla del Sena. Me encantó  cada una de las personas que pasan por la vida de los protagonistas, y me enamoré de Horacio sin ni siquiera intentar cogerle cariño. Su inteligencia, su intento por ser independiente cuando en realidad estaba atado a La Maga, su don de palabra, sus juegos ridículos para intentar pasar el tiempo (véase escribir con faltas de ortografía como pasatiempo),… Por otra parte, me ha cautivado la personalidad de Lucía, su afán por saber, por conocer a través de los suyos todo lo que ignora, y además la fuerza y el coraje que posee al cuidar a su hijo enfermo prácticamente sola.

Julio Cortázar se convierte con este libro en un auténtico genio de las letras. Me fascinaron los capítulos que podías leer de dos formas (líneas pares o líneas impares), las ironías, los juegos de palabras, la sabiduría que transmite por medio de los integrantes del “Club de la Serpiente”, el empleo de un lenguaje asequible a cualquier tipo de lector pero haciendo gala, a la vez, de una cultura y una destreza infinitas por parte del autor.

Rayuela es sabiduría; y esta afirmación viene de que cada línea, cada término, esconde algún tipo de enseñanza por parte de Cortázar. Rayuela es la mejor novela hispanoamericana del siglo XX precisamente porque no es una obra típica, porque Julio Cortázar es el “valiente” que se atreve a romper con los esquemas clásicos e ir mucho más allá de lo que cualquier literato podría ir nunca. Traspasa las barreras tradicionales y nos presenta una historia en la que se esconden otras tantas dentro de ella, y que inevitablemente despierta sentimientos y emociones en  cada uno de sus lectores.

Cuando le dije que me decidía por Cortázar, él, a pesar de no estar de acuerdo, me contestó: “Tienes razón. Supongo que todos necesitamos un Horacio Oliveira en nuestras vidas”. Un dulce ejemplo de sabiduría, de fascinación.  De humanidad.

Capítulo 7, Rayuela

 

Andrea Valencia Bermúdez

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s