La felicidad son unos segundos nada más

Autor: Imre Kertész
Título: Sin destino
Lugas de publicación: Berlín
Ano de publicación: 1975
Editorial: Acantilado

Cuando todo lo que  rodea a un hombre está perdido, cuando los acontecimientos le desbordan, o cuando la adaptación al medio y a la destrucción sólo puede aferrarse a la ficción ante una realidad destructora y avasallante que desconoce nombres y caras y todo lo reduce a números.

Imre Kertész nació en Budapest, Hungría. Fue deportado a los quince años, en 1944, a Auschwitz   pero logró sobrevivir. A su regreso a Hungría, y tras muchas dificultades, trabajó como periodista, traductor y autor de comedias y guiones cinematográficos en buena medida basados en su experiencia.

Su relato extraordinario Sin destino, de 1975, es una obra maestra sobre la destrucción masiva alemana de los ‘otros’ europeos: narra el paso por diversos campos nazis de un adolescente húngaro y judío de quince años en el último año de la Guerra Mundial .

Lo que asuminos cuando nos enfrascamos en esta obra es que la vida es un movimiento, una posibilidad, una elección con la que construimos nuestra tragedia eligiendo entre la esperanza y la desesperanza, los sueños y la realidad, la destrucción y la construcción. Y en este ejercicio de la libertad el destino desaparece. De aquí que el título de la novela sea Sin destino. Una novela terrible, porque en ella se construye la destrucción y el olvido de la felicidad, que es no ser para no sentir.

El holocausto de desarrolló sobre un lenguaje ambiguo por parte de los nazis con el uso de técnicas psicológicas sofisticadas, siempre mantuvieron viva la esperanza entre sus víctimas. Su crueldad se cifró en dar esperanzas. En el inicio de “Sin destino” se habla de la esperanza .De la despedida que le hacen al padre que va a cumplir con trabajos obligatorios. Nadie lo ve como una futura víctima, sino como alguien que marca para cumplir con una obligación. Por esto le compran una mochila y una navaja, le preparan comida para el viaje y lo despiden como alguien que sale de vacaciones. A la “fiesta” vienen los familiares, los amigos. Sólo un tío tiene una premonición  y dice: “Abajo esa moral, viva la desesperanza”, convirtiendo la frase en un chiste.  El personaje vive en un mundo de esperanza, viendo como una aventura su traslado a los campos de concetración.

Kertész se afana en detallar la pequeñez del espacio y lo mínimo que contiene la realidad del individuo. Y la asimilación del miedo, que va llegando lento, paso a paso, para que el sujeto se vaya acomodando a la nueva situación donde ya no está la presencia del otro sino la suya, convirtiéndose en una sombra entre las sombras, el frío y el hambre.

 A modo autobiográfico y narrativo, el propio Imre narra quizás la destrucción de si mismo a lo largo de su terrible experiencia, con el horror como plato del día hasta que el personaje no sabe quien es y termina por decidir que hará lo quieran hacer con él.

“Claro, de eso, de la felicidad en los campos de concentración debería hablarles la próxima vez que me pregunten. Si me preguntan. Y si todavía me acuerdo”.

El estilo es frío y objetivo, narrado desde una distancia irónica. La huella que deja en el autor es profunda e imperecedera. Hay libros que te transforman, te hacen ver la realidad de una forma tal que reflexionas sobre la suerte de no haberla vivido.

Hay momentos en los que notas una armonía un espíritu positivo, que tras unos pocos segundos, de repente, se evaporan. Sentir esa ola de calor durante unos breves segundos, la felicidad es un instante.

Nazaret Pérez Dacosta

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Deixar unha resposta

Please log in using one of these methods to post your comment:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s