¿Culpable?

Autor: Leonardo Sciascia

Título: Todo modo

Lugar de edición: Barcelona

Ano de edición: 1976

Editorial: Noguer

En un aislado lugar, mitad ermita mitad hotel, se reúnen la cumbre política, empresarial y eclesiástica, para meditar mediante ejercicios espirituales. Los banqueros, políticos y gobernantes son dirigidos por el padre Gaetano, un cura de rango elevado colocado en la cúspide del poder, acostumbrado a manejar ambientes de manipulación, hipocresía y chantaje. Se trata de un complicado entramado de relaciones, bajo una capa de espiritualismo, que se complican aún mas a medida que avanza el relato, y se va produciendo la sucesión de unos misteriosos asesinatos, entre ellos el del poderoso cura, que termina siendo víctima de su propia medicina. Este hecho marca un antes y un después: el final del misticismo y el principio de la explicación de la verdadera naturaleza del poder corrupto.

Todos los presentes son sospechosos, pero descubrir al asesino se ha convertido en una mera formalidad, porque en realidad da exactamente igual su identidad. La finalidad de su la investigación reside en el morbo por hallar el culpable, no por hacer justicia, que ha sido apartada a un segundo plano en favor del poder. Esta novela nos transmite un cambio de papeles, la justicia ya no es quien controla el poder, sino el poder es quien controla a la justicia, y parece que todos los personajes conocen y han aceptado o se han resignado ante este hecho.

Una vez más, observamos como la base de la literatura de Sciascia es la realidad humana, social y política contemporánea de Italia en general y de Sicilia en particular. Critica una organización social basada en el abuso del poder y la violencia, alimentada esencialmente, por la mafia.

María Urrea López

Advertisements

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Reflexiones de un salvado

Título: Triología de Auschwitz: Los hundidos y los salvados

Autor: Primo Levi

Editorial: El Aleph

Lugar de edición: Barcelona

Año de edición: 2010

 

Primo Levi nació en el seno de una familia de judíos acomodados . Fue capturado en Italia debido a su militancia política antifascista y su origen judío y fue trasladado al campo de concentración alemán ubicado en Auschwitz donde permació casi un año y del cual fue liberado, finalmente, por el Ejército Rojo. Su estancia aquí fue el punto clave para comenzar a desarrollar su faceta como escritor debido a la necesidad de transmitir los conocimientos sobre su experiencia traumática en el campo de concentración. En Los hundidos y los salvados Primo Levi analiza los fenómenos de los campos desde un punto de vista psicológico y sociológico y evita análisis simplistas. Esta obra es el resultado de su reflexión acerca de todas las cuestiones que se le han ido planteando acerca del Holocausto.

Este libro está estructurado de  forma que cada capítulo alude a un tema relacionado con el fenómeno Lager .

-“La memoria es un instrumento maravilloso, pero falaz”

En el primer capítulo del libro, El recuerdo de los ultrajes, Primo Levi analiza los testimonios posteriores a los campos de concentración y como la memoria manipula esos recuerdos debido a  traumas, depresiones, distanciamientos, la interferencia de otros recuerdos concurrentes…Además analiza como la educación, que se le fue inculcando a los alemanes como la creencia en el nacional-socialismo y la propaganda afectó a la mentalidad de los opresores.

-“Un sistema infernal  degrada a las personas, las asimila a él, y tanto más cuanto más vulnerables sean ellas, vacías, privadas de un esqueleto político y moral”.

La segunda parte es La zona gris, en la que el autor huye de un análisis simplista de las clases (oprimidos y opresores) y  hace  más distinciones dentro de ellas.  Para Levi los oprimidos están constituídos por los privilegiados quienes gozaban de derechos por su condición y que a pesar de ser minoría en los campos, entre los que sobrevivieron, eran mayoría. Alguno de ellos eran los presos políticos, los denominados kapos que estaban un nivel por encima de los prisioneros base, y los pertenecientes a los comandos especiales. Por otro lado están los no privilegiados que no recibían ningún tipo de trato de favor.

-“En el plano racional, no se podría encontrar de qué avergonzarse, pero a pesar de ello se sentía la vergüenza, y especialmente ante los pocos y lúcidos ejemplos de quienes habían tenido la fuerza y la posibilidad de resistir”

La vergüenza es el nombre que le da a este capítulo para  expresar el sentimiento de culpa de aquellos que no pudieron hacer nada para luchar contra el sistema del campo y que aún después de haber sido liberados en vez de sentir alivio por ello, sentían angustia por no poder haberlo evitado.

“La lengua se te seca en pocos días y con la lengua el pensamiento”

La comunicación es un capítulo que Primo Levi dedica a aquellas personas que, atrapadas en el campo de concentración, tenían problemas para relacionarse con el resto de gente debido al idioma y que por lo tanto, eran incapaces de entender a sus compañeros y a las ordenes de los nazis hechas, por supuesto, en alemán. Esta situación era terríble para los presos puesto que la imposibilidad de comprensión,  provocaba el enfado de sus superiores por no poder realizar la tarea encomendada por ellos, y por esto muchas veces, utilizaban la violencia como excusa para hacerlos entender lo que querían decir, llegando a matar a miles de personas.

“”Yo creo que los doce años hitlerianos(…) se han caracterizado por una generalizada violencia inútil, que ha sido un fin en sí misma, que ha estado dirigida exclusivamente a causar dolor”

Levi hace una distinción de la violencia en dos partes, la útil, que así la clasifica para poderse explicar, y la inútil que es el nombre que le da a este capítulo La violencia inútil. Todo tipo de violencia es inútil pero para poder dar una explicación de qué tipo de violencia se llevaba a cabo, utiliza esta palabra para hacer referencia todo aquellos que se hacía sin ningún propósito como meter a todos los presos en vagones de tren en condiciones infrahumanas haciéndolos evacuar en público tratándolos de convertir en animales. La palabra útil la utiliza por ejemplo cuando un preso se resistía y por ello lo mataban a tiros con el propósito evitar una revolución general.

Después de su estancia en Auschwitz, Primo Levi no consiguió librarse de ese sentimiento de culpa de no haber hecho nada o por lo menos lo suficiente, contra el sistema por el que estaba absorbido y el11 de abril de 1987 se suicidó.

“Creo que precisamente a este volverse atrás para mirar «las aguas peligrosas» se hayan debido a los muchos casos de suicidio posteriores (a veces inmediatamente posteriores) a la liberación”.

 

Astrid Seijas Rodríguez

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

La felicidad son unos segundos nada más

Autor: Imre Kertész
Título: Sin destino
Lugas de publicación: Berlín
Ano de publicación: 1975
Editorial: Acantilado

Cuando todo lo que  rodea a un hombre está perdido, cuando los acontecimientos le desbordan, o cuando la adaptación al medio y a la destrucción sólo puede aferrarse a la ficción ante una realidad destructora y avasallante que desconoce nombres y caras y todo lo reduce a números.

Imre Kertész nació en Budapest, Hungría. Fue deportado a los quince años, en 1944, a Auschwitz   pero logró sobrevivir. A su regreso a Hungría, y tras muchas dificultades, trabajó como periodista, traductor y autor de comedias y guiones cinematográficos en buena medida basados en su experiencia.

Su relato extraordinario Sin destino, de 1975, es una obra maestra sobre la destrucción masiva alemana de los ‘otros’ europeos: narra el paso por diversos campos nazis de un adolescente húngaro y judío de quince años en el último año de la Guerra Mundial .

Lo que asuminos cuando nos enfrascamos en esta obra es que la vida es un movimiento, una posibilidad, una elección con la que construimos nuestra tragedia eligiendo entre la esperanza y la desesperanza, los sueños y la realidad, la destrucción y la construcción. Y en este ejercicio de la libertad el destino desaparece. De aquí que el título de la novela sea Sin destino. Una novela terrible, porque en ella se construye la destrucción y el olvido de la felicidad, que es no ser para no sentir.

El holocausto de desarrolló sobre un lenguaje ambiguo por parte de los nazis con el uso de técnicas psicológicas sofisticadas, siempre mantuvieron viva la esperanza entre sus víctimas. Su crueldad se cifró en dar esperanzas. En el inicio de “Sin destino” se habla de la esperanza .De la despedida que le hacen al padre que va a cumplir con trabajos obligatorios. Nadie lo ve como una futura víctima, sino como alguien que marca para cumplir con una obligación. Por esto le compran una mochila y una navaja, le preparan comida para el viaje y lo despiden como alguien que sale de vacaciones. A la “fiesta” vienen los familiares, los amigos. Sólo un tío tiene una premonición  y dice: “Abajo esa moral, viva la desesperanza”, convirtiendo la frase en un chiste.  El personaje vive en un mundo de esperanza, viendo como una aventura su traslado a los campos de concetración.

Kertész se afana en detallar la pequeñez del espacio y lo mínimo que contiene la realidad del individuo. Y la asimilación del miedo, que va llegando lento, paso a paso, para que el sujeto se vaya acomodando a la nueva situación donde ya no está la presencia del otro sino la suya, convirtiéndose en una sombra entre las sombras, el frío y el hambre.

 A modo autobiográfico y narrativo, el propio Imre narra quizás la destrucción de si mismo a lo largo de su terrible experiencia, con el horror como plato del día hasta que el personaje no sabe quien es y termina por decidir que hará lo quieran hacer con él.

“Claro, de eso, de la felicidad en los campos de concentración debería hablarles la próxima vez que me pregunten. Si me preguntan. Y si todavía me acuerdo”.

El estilo es frío y objetivo, narrado desde una distancia irónica. La huella que deja en el autor es profunda e imperecedera. Hay libros que te transforman, te hacen ver la realidad de una forma tal que reflexionas sobre la suerte de no haberla vivido.

Hay momentos en los que notas una armonía un espíritu positivo, que tras unos pocos segundos, de repente, se evaporan. Sentir esa ola de calor durante unos breves segundos, la felicidad es un instante.

Nazaret Pérez Dacosta

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Un lugar sin Dios

Título: Ciudad de Dios

 Autor: Paulo Lins
Editorial: TusQuets
Lugar y año de publicación: Barcelona, 2003

 

Esta novela, del escritor Paulo Lins, constituye una apasionante historia que describe la vida en “Ciudad de Dios ́ ́ una de las favelas más conflictivas de Río de Janeiro. Lins ha conseguido gracias a la fama del libro y de la reciente película basada en este, transmitir el mensaje fundamental de su libro: narrar el horror de las favelas, la crudeza de la vida allí y la mala gestión política y policial para la seguridad de estos lugares.

La visión de los bajos fondos brasileños y la vida en ellos, es narrada por Busca-Pé, un joven amante de la fotografía que sueña con vivir de su cámara. A través de la cotidianidad de su vida, se va dibujando ante nosotros una fiel reproducción del día a día en la favela y de la dificultad que tienen sus habitantes para trabajar o crecer más allá de estas.

La historia comienza con una narración sobre el hermano de Busca-Pé y sus dos amigos, que conformaban una auténtica leyenda entre los vecinos de Ciudad de Dios. Tras la muerte de los integrantes principales de la antigua banda, un antiguo miembro, Ze-Meninho, se hace con el tráfico de drogas y el control de la favela. Comienza entonces una sucesión de actos violentos y crueles que se viven en Ciudad de Dios, y de la guerra entre bandas por el control del tráfico de drogas. Busca-Pé retrata la realidad a través de sus fotografías y consigue encontrar en ellas el primer paso hacía su nueva vida lejos de la miseria. El interés de los medios locales por conseguir imágenes de primera mano sobre los conflictos entre bandas y la corrupción en la favela, logran que Busca-Pé se gane la vida como fotógrafo para los medios de prensa.

Un drama apasionante que engancha desde el principio y que abre los ojos ante la crueldad, el abandono y la deshumanización de los habitantes de las favelas. Además, todos los personajes y hechos narrados están basados en personajes y conflictos reales, sucedidos en Ciudad de Dios, durante las décadas de los 60 y 70, justo cuando el mundo comenzó a mirar de reojo los suburbios y la pobreza con los que sin saberlo convivían. Fueron los años más violentos, más crueles y con mayor criminalidad en la historia de las favelas, una realidad que continúa a día de hoy, y que unos pocos retratan para que el mundo sepa de la maldad y la injusticia que todavía impera en bajos mundos muy, muy cercanos.

Jacobo Molina Martínez-Risco 

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

As mentes da miña xeración

 Título: The Beats

Autores: Harvey Pekar/ Ed Piskor

Ano: 2011

Editorial: 451 editores

 Título: En el camino

Autor: Jack Kerouac

Ano: 1951

Editorial: Anagrama

“I saw the best minds of my generation destroyed by madness, starving hysterical naked”

Norteamérica, anos 50/60. Escenario principal de tensión entre forzas opostas: poder das élites versus poder da cidadanía. É a época na que o contrario ponse de moda: contra a represión, contra a censura, contra o Estado, contra a cultura oficial e elitista, contra o capitalismo.

Neste contexto nace a contracultura, como rexeitamento aos valores estadounidenses clásicos e á política do status quo. Influidos polas drogas, a liberdade sexual e a filosofía oriental, Allen Ginsberg, Jack Kerouac, Neal Cassady e William Borroughs serán os protagonistas dunha das principais correntes culturais: a Xeración Beat.

On the road asumirá o papel de manifesto universal e representará a máis extrema manifestación da conciencia. Liberación. Liberdade sexual. Tolerancia, antifascismo e psicodelia. Liberdade, en definitiva. Descripción de viaxes plagadas de velocidade e imaxes superpostas; novas formas de expresión a través da inxerencia de substancias alucinantes. E cultura, ante todo. Un bagaxe cultural que quedou patente en todos os seus escritos.

Actitude poética antiintelectual e antixerárquica. Os beats contemplaron o mundo dunha maneira diferente a partir das súas lecturas de textos pertencentes á tradición do budismo Zen, da súa crenza en que a interacción de distintas concepcións relixiosas conformaría unha nova conciencia espiritual.

Nembargantes, non foron unha xeración heroica. As súas vidas estiveron plagadas de conductas erráticas. Cun realismo esaxerado, The Beats cóntanos a historia das vidas de Kerouac, Ginsberg e Borroughs tal e como foi. Sen ornamentos. Speed, alcohol e pedofilia.

“This is the Beat Generation”, New York Times Magazine. 16 de novembro de 1952, por John Clellon Holmes: http://www.rooknet.net/beatpage/writers/holmes.html

Demando que la raza humana
cese de multiplicar la especie
saluden con una reverencia, se retiren.
Ese es mi consejo.
Y como castigo o recompensa
por realizar esta petición
renaceré el último de los humanos
oraré, lloraré, comeré, cocinaré…
Y una mañana ya no me levantaré de mi estera.

Jack Kerouac

 

Esta é a Xeración Beat, as mentes da xeración de Ginsberg.

 

“Súbitamente comprendí que todas las cosas sólo van y vienen incluido cualquier sentimiento de tristeza: también se irá: triste hoy alegre mañana: sobrio hoy borracho mañana ¿Por qué inquietarse tanto?”, Kerouac

 

Andrea Valencia Bermúdez

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

El cronista, ¿un artista?

Autora: ROTKER, Susana.

Título: La Invención de la Crónica.

Año: 1992

Editoral: Ediciones letra buena


 El libro de Susana Rotker La invención de la crónica me pareció relevante como punto de partida. Este libro, que es la reescritura de una tesis doctoral publicada post-mortem (gracias a Tomás Eloy Martínez, el marido de Rotker, luego de que ella muriese en un accidente automovilístico), aunque no analiza específicamente la relación entre crónica y nuevo periodismo, lo que hace es cuestionar esa genealogía del cronista hispanoamericano cuyos antecedentes directos estarían en el nuevo periodismo norteamericano y la novela realista del siglo XIX. La perspectiva de Rotker evitaría incluso las discusiones del tipo de si Walsh hizo su operación de escritura antes de Truman Capote o no. Más allá de la discusión acerca de si los antecedentes del nuevo periodismo estarían en el realismo, Rotker propone a Rubén Darío y a José Martí –corresponsales de varios periódicos hispanoamericanos en EE.UU. a fines del siglo XIX- como antecedentes inmediatos de esta escritura que hoy llamamos

“Redescubrir las crónicas implica la aventura de la transgresión. Porque no es sino transgresión y aventura aceptar que una nueva literatura pueda surgir desde un espacio periodístico, o preguntarse qué es un género y, peor aún, qué es la literatura: por qué un texto es “arte” y otro no”

En este sentido, el libro de Rotker me parece muy interesante en la medida que trata la crónica como una forma de arte, como parte de la literatura. No sólo porque el autor firma y deja huella de su subjetividad, sino también porque utiliza recursos estilísticos más propios de las novelas que de los periódicos.

La crónica no inventa los hechos que relata, y que se asemeje en contenido y forma a la literatura no significa esto que todo discurso escrito sea literatura, puesto que la literatura se construye sobre el trabajo con el lenguaje como valor primero; significa que comprender la subjetividad de toda construcción acerca a los hombres a la conciencia de que aquello que leen es incuestionable; que aquello que leen-sea lo que fuere- no es ” lo real” sino una representación.

En palabras de la propia escritora: “la crónica propone una épica con el hombre moderno como protagonista, narrado a través de un yo colectivo que procura expresar la vida entera, a través de un sistema de representación capaz de relacionar las distintas formas de existencia, explorando e incorporando al máximo las técnicas de escritura”.

Iria Pérez Gestal

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized

Rúas con significado

 

Autor: Varios (os coordinadores editoriais son Francisco Espiñeira Fandiño e Cristóbal Atienza Gutiérrez)

Título: La ciudad de los periodistas

Lugar de edición: A Coruña

Ano de edición: 2008

Editorial: Asociación de la Prensa de La Coruña

Eu vivín ata os once anos na rúa Eladio Rodríguez González da Coruña. Probablemente foi ese nome -xunto co dos meus pais e o dos meus irmáns- o que máis repetín durante a miña infancia. Mais apenas sabía a quen se refería. Só recordo que un ano veu o alcalde inaugurar unha ampliación da rúa, que consistía en asfaltar a zona das casas baixas, alá onde se pinchaban os drogatas do parque. Seica era o día das Letras Galegas e ese ano dedicábanllo a Eladio. Había ser un poeta, pensara.

Eladio Rodríguez González, un dos fundadores da RAG, conta cunha rúa no barrio de Santa Margarida.

Por desgraza, a miña ignorancia infantil non é un caso único. Máis ben ó contrario: cantos coruñeses saben a quen fai referencia o nome da rúa na que residen? Seguramente poucos.

Por sorte, iso si, existe este libro. É grazas a el que podo dicir que un día como hoxe sei quen foi Eladio Rodríguez. O curioso é que de Historiador Vedía  -o personaxe ó que está dedicada a miña nova rúa- sigo sen ter nin idea.

Farían falta, pois, moitos máis libros como o da Asociación de la Prensa de La Coruña para sermos conscientes do noso presente a través do coñecemento do noso pasado. En calquera caso, La ciudad de los periodistas, refírese, como o seu nome indica, ás rúas coruñesas bautizadas na honra de diferentes xornalistas, que se contan por máis de cincuenta.

O libro constitúe, polo tanto, ademais dun necesario exercicio de memoria histórica “callejera”, un manual esencial para calquera xornalista e coruñés -ou xornalista coruñés- que se precie, pois sen esas referencias pretéritas non se entendería o xornalismo que hoxe en día se practica na cidade.

El Noroeste, un dos primeiros xornais coruñeses, onde escribiron moitos dos autores que se nomean neste libro. Foto tomada nos arquivos da sede da Asociación de la Prensa de La Coruña, editora da obra.

La ciudad de los periodistas estrutúrase a través dun esquema moi sinxelo: trátase dunha compilación de artigos na que diversos especialistas analizan a vida daqueles xornalistas sobranceiros que máis vinculación tiveron coa cidade. En cada artigo, nárrase a biografía da personaxe correspondente e se contan anécdotas sobre a súa vida, sempre despois de relacionalo cunha determinada arteria do rueiro coruñés.

É precisamente esa ristra de anécdotas a que invita a profundar máis na vida dos xornalistas a través dunha bibliografía ampliada -que algunhas veces xa se recolle ó final dos artigos-, polo que se pode concluír que estamos ante unha obra de consulta, máis que ante un libro que se poida ler de principio a fin. Correspóndelle, deste xeito, ó lector escoller as biografías que máis lle interesen, pois non se trata tanto de ter unha visión global do xornalismo coruñés como de coñecer as traxectorias vitais dalgúns dos xornalistas que foron recoñecidos cunha rúa na cidade herculina.

Entre os  máis destacables dos que aparecen na obra, poderiámonos quedar con varios, dado que é complicado establecer criterios obxectivos que nos permitan realiza unha boa escolma, polo que dependerá dos gustos de cada persoa.

No meu caso, interesoume especialmente a vida do propio Eladio Rodríguez e, sobre todo, as de Salvador de Madariaga, Casares Quiroga e Alexandre Bóveda. Os tres son boa mostra de que La ciudad de los periodistas non só recolle a traxectoria de personaxes que son coñecidos e foron recoñecidos como xornalistas, senón doutros homes e mulleres destacados nalgún ámbito non xornalistico –neste caso o político, pero tamén abunda o literario- que, a pesar diso, colaboraban en diferentes medios.

Salvador de Madariaga, Santiago Casares Quiroga e Alexandre Bóveda, tres destacados homes da política que tamén tiveron relación coa profesión xornalística.

Mestúranse, pois, no libro, os xornalistas e os que non o eran, nun “mix” onde o factor común que os une a  todos é -ademais da súa relación coa nosa profesión- o feito de seren considerados como unhas personaxes de gran relevancia na historia da cidade, e, en consecuencia, de ter obtido unha rúa na súa honra. Coma Eladio Rodríguez. E coma tantos outros  dos que sabemos o nome pero nada máis. Libros coma este axudan a que non siga sendo así.

Marcos Fernández Lema

Deixar un comentario

Arquivado en Uncategorized